Los duendes del cobalto y otras historias del infierno




En la dcada de 1730, el mdico sueco Georg Brandt (1694-1768) descubri el cobalto como la primera sustancia distinta del hierro que era atrada por un imn. Y Brandt le puso por nombre cobalto debido a ciertas referencias mgicas, ya que, la palabra cobalto deriva de la palabra kobold (coboldo) que en alemn significa duende.Porque en Alemania, los mineros de la Edad Media culpaban a los duendes traviesos de su mala suerte cada vez que encontraban este mineral en vez de plata. Hoy en da la cosa ha cambiado y el cobalto se valora tanto o ms que la plata, aunque, para muchas personas, su nombre sea la consigna de entrada al infierno.Puede decirse que este metal ferromagntico es una herida abierta en la Repblica Democrtica del Congo, su lugar de explotacin y territorio castigado histricamente por ser fuente de recursos durante dcadas, ya fuese cobre para el armamento de infantera, uranio para hacer bombas nucleares o metales preciosos como la plata y el oro, as como diamantes.Ms informacinEl Congo se convirti en zona de beneficios mercantiles desde que, un da, el teniente britnico Verney Lovett Cameron, despus de atravesar el corazn de las tinieblas africanas, inform con un artculo en el diario The Times el 7 de enero de 1876 que el interior del pas era de indecible riqueza.Con su informe, el teniente britnico provocaba a los emprendedores capitalistas de aquellos tiempos y los dispona para hacer sus inversiones sobre seguro. A partir de entonces, el Congo se convertira en un lugar a saquear. Hoy en da, la tendencia sigue al alza, tal y como nos cuenta el investigador y activista Siddharth Kara en Cobalto rojo (Capitn Swing), pues resulta tan importante este mineral como que es indispensable para nuestro modo de vida.Sin ir ms lejos, el cobalto se hace necesario para que telfonos mviles, ordenadores y dems zarandajas tecnolgicas funcionen con autonoma. Por ello, la miseria en el corazn del continente africano se extiende a alta velocidad. Siddharth Kara explica cmo las empresas extranjeras desplazan a los aldeanos despus de expropiar sus tierras y los relegan a una msera existencia como mineros artesanales donde la extraccin de cobalto rojo es su nica forma de vida. No sacan ms que dos dlares por saco. Si a esto le aades que el cobalto contiene arsnico, entonces la cosa se pone fea.Tal y como cuentan las crnicas, los mineros del cobre en Alemania caan enfermos cuando encontraban un mineral azul que confundan con cobre pero que no contena cobre. Aunque an no estaba bautizado, el mineral era cobalto y lo que contena era arsnico. Sin duda, el duende maligno de la Edad Media segua enredando y no slo confunda a los mineros, sino que tambin jugaba con su salud, convirtiendo la mina en la entrada al Infierno de Dante donde una inscripcin en la puerta dice: Abandonad toda esperanza .El hacha de piedra es una seccin donde Montero Glez, con voluntad de prosa, ejerce su asedio particular a la realidad cientfica para manifestar que ciencia y arte son formas complementarias de conocimiento.Puedes seguir a MATERIA en Facebook, X e Instagram, o apuntarte aqu para recibir nuestra newsletter semanal.Suscrbete para seguir leyendoLee sin lmites_