La guerra, oportunidad para acelerar la transición verde, también en defensa – Tecnología

La invasión rusa de Ucrania debe ser un punto de inflexión para impulsar la transición climática, desprenderse de los combustibles fósiles, ayudar a cambiar los patrones de consumo de los ciudadanos y avanzar hacia un sector de la seguridad y la defensa más verdes.Estas fueron algunas de las conclusiones alcanzadas en una mesa redonda sobre clima y seguridad celebrada en el Foro Público del Real Instituto Elcano, un encuentro organizado con motivo de la cumbre que celebran los líderes de la OTAN este miércoles y jueves en Madrid.»Tenemos que poner el pie en el acelerador de la transición energética y esta es una buena ocasión, la guerra nos da una oportunidad de avanzar hacia una forma de vida más verde», dijo la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y Globales, Ángeles Moreno Bau, durante su intervención.En un contexto de aumento de los precios de la energía, subrayó Moreno, «tenemos el compromiso de dar una respuesta contundente» y «tener clara nuestra hoja de ruta sobre la transición energética», tanto a nivel europeo -a través del plan RepowerEU-, como a nivel nacional, así como «ayudar a los ciudadanos a entender que tenemos que cambiar nuestros patrones de consumo», destacó.»Estamos inmersos en una guerra y tenemos que transmitir a la ciudadanía», su vinculación con la economía, dijo. En esta línea, la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, aludió a «una guerra híbrida» que «está siendo librada también en el campo de la energía», por lo que destacó la necesidad de responder a esta amenaza «de forma innovadora». Baerbock insistió en que «la dependencia de los combustibles fósiles es una cuestión estratégica», y subrayó que si se quiere mantener la libertad energética «es necesario invertir bien»: «La inversión en energía renovable y en independencia energética es una cuestión de desarrollo», destacó.Durante la mesa redonda, también se puso sobre la mesa la importancia de vincular la seguridad con el cambio climático, en especial en regiones como el Sahel, donde «se unen crisis climática y alimentaria», dijo Baerbock, y de que la respuesta a estos desafíos quede recogida en el nuevo «concepto estratégico» que los aliados adoptarán durante la cumbre. «El concepto estratégico debe entender que la crisis climática es una cuestión de seguridad», concluyó Baerbock. Por su parte, la ministra de Defensa Nacional de Canadá, Anita Anand, coincidió en la necesidad de «elevar la crisis climática a riesgo de seguridad», una cuestión fundamental en lo relativo al «compromiso en materia militar», para abordar la crisis y para la cooperación entre países.Además, consideró que se tiene que «pensar en una defensa verde y en una industria que lo acompañe», así como emprender «políticas verdes que aborden cada aspecto» de la industria de la seguridad y defensa, de forma que «cuando se compren activos, haya un componente verde en los contratos que se firmen».Asimismo, la secretaria general del International Military Council on Climate and Security, Sherri Goodman, coincidió en que el cambio climático forma parte de la seguridad. Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado»Cuando pensamos en cómo nuestras Fuerzas Armadas y la OTAN pueden liderar en este sentido, tenemos que pensar que siempre han estado a la vanguardia de la innovación tecnológica, lo que nos puede dar una ventaja competitiva», concluyó.Durante el Foro de Elcano, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, anunció los primeros objetivos climáticos de la Alianza como organización, que prevén una reducción de las emisiones que causan el efecto invernadero en al menos un 45 % para 2030 y, a cero, para 2050.En esta línea, según Stoltenberg, los líderes aliados dejarán claro en su nuevo concepto estratégico que el cambio climático «es un reto de nuestro tiempo».

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial