El Mercado Digital Andino, una oportunidad histórica – Novedades Tecnología – Tecnología

Soñar con un mercado común para las telecomunicaciones y las TIC ha sido un largo propósito de la Unión Europea que no ha podido cristalizarse.El Mercosur lo planteó y no ha pasado de buenos propósitos. La Comunidad Andina de Naciones (CAN) ha logrado avances importantes (como el roaming automático y sin costo, por ejemplo) para crear las bases para un Mercado Digital Andino (MDA).Hay, en este momento, tres multinacionales con presencia importante en los cuatro países de la CAN. En Colombia están América Móvil, Telefónica y Millicom, que son jugadores relevantes. Millicom es el de presencia más pequeña, al estar solo en Colombia y Bolivia, pero también le interesa la posibilidad de un mercado que permita hacer sinergias y economía de escala, en un negocio que demanda ingente inversión y tiene una tasa de rentabilidad y retorno bastante baja y de largo plazo.

El tamaño de este mercado es importante para estos operadores; estamos hablando de un potencial de 111 millones de habitantes, en países donde hay problemas de cobertura en telefonía móvil 4G y baja cobertura en banda ancha fija para los hogares.El escenario es ideal para integrar y consolidar operaciones y mejorar márgenes de rentabilidad y la tasa de retorno. América Móvil tiene operaciones móviles y fijas en Colombia, Perú y Ecuador. Telefónica también tiene una fuerte presencia en esos tres países. Un alto directivo de la compañía española lo vería con buenos ojos, en la medida en que se concrete pronto.Varios importantes líderes del sector, en América Latina, miran con entusiasmo esta iniciativa. En tanto se logre consolidar y estructurar un mercado va a ser mucho más fácil implementar la Agenda Digital Andina (ADA). El proceso sería inercial: al darse lo uno, lo otro vendría por añadidura.Ya en la cumbre de la Comisión Andina de Telecomunicaciones (Caatel), el 28 de abril pasado, en Quito, fue presentada y protocolizada la Hoja de Ruta para implementar la ADA, de acuerdo con el mandato del Consejo Presidencial Andino, de 2019, ratificado por los jefes de Estado de los países miembros en mayo de 2020, y por el Consejo Presidencial Andino, en julio de 2021.(Vea también: ‘Mi motivación nunca ha sido el dinero’: David Vélez).Ya hay una Hoja de RutaSegún la Hoja de Ruta, “…se ha generado una oportunidad para acelerar las capacidades en materia de digitalización de la producción de los países de la subregión; para enfrentar desde las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y la innovación tecnológica, el impacto de la pandemia en los sistemas económicos y mitigar las consecuencias de la crisis originada por el covid-19 y reducir su impacto, a mediano y largo plazo… Se busca orientar de manera estratégica los retos que Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú afrontan para alcanzar la transformación digital y mejorar la conectividad e innovación a través del uso de las TIC”.Jorge Hernando Pedraza, secretario general de la CAN, resaltó así este logro: “Hoy, la Comunidad Andina alcanza un importante hito en sus 53 años de vida institucional, que es la Agenda Digital Andina, estrategia regional que contribuirá a la reducción de la brecha digital y social y por ende, al mejoramiento de la calidad de vida de los más de 111 millones de ciudadanos de la CAN”.El documento fue suscrito a nivel ministerial por Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia, y, obviamente, por el secretario general de la CAN. La presencia de Pedraza en la CAN y de Sergio Díaz-Granados en la CAF, ambos colombianos, debería ser acicate para mirar más allá de las necesidades, apremiantes, generadas por la pandemia de covid-19, aprovechando que la Caatel presentó la ADAgenda Digital Andina, y su Hoja de Ruta.Dicha ADAgenda tiene como insumo base y estructural el documento ‘Análisis y diagnóstico del ecosistema digital de la comunidad andina para el sector de telecomunicaciones y TIC’, de los autores de este artículo. Dicho estudio tiene como una de sus recomendaciones la creación del mencionado Mercado Digital Andino, lo cual, infortunadamente, no quedó en la Hoja de Ruta propuesta por la Caatel y aceptada por los países miembros.

¿Qué ha sido lo bueno de la pandemia?La necesidad de hablar de bienestar digital y de convertir el acceso a internet, mediante banda ancha de alta velocidad, en un servicio público esencial

El documento, presentado a la CAN, permite asegurar que, no obstante algunos desarrollos asimétricos, las necesidades de transformación digital son urgentes en los cuatro países. La pandemia aceleró la transformación digital en la sociedad y principalmente en los hogares. La pandemia ha exacerbado la enorme brecha digital existente en la banda ancha fija. La pandemia nos remitió a los hogares, pero los hemos encontrado desconectados o muy mal conectados sin conexiones de banda ancha fija de alta velocidad.(Puede leer: Las 5 alertas para el mundo del Foro de Davos / Análisis de Ricardo Ávila).Durante la pandemia, las telecomunicaciones dejaron de regirse por las libres fuerzas del mercado y han comenzado a pasar a ser un servicio público esencial. La pandemia está llevando a los Estados a incluir en su pacto social el bienestar digital, es decir, la conectividad digital.Además, desnudó errores y aciertos de las políticas públicas de los diversos gobiernos. ¿Qué ha sido lo bueno de la pandemia? La necesidad de hablar de bienestar digital y de convertir el acceso a internet, mediante banda ancha de alta velocidad, en un servicio público esencial.Hoy todos los sectores de la economía y de la vida han tenido que reinventarse. El comercio electrónico ya no es algo extraño y peligroso, es una necesidad. Conceptos como el teletrabajo y la educación virtual hacen parte de la discusión diaria y del cómo llevar uno u otro. La Transformación Digital, con mayúsculas, llegó apresuradamente a sacudir todo el tablero de nuestra vida y a crear la llamada nueva normalidad.Un Mercado Digital AndinoComo ya se anotó, hay tres multinacionales con presencia en la CAN. Las próximas subastas de espectro de 5G, que ya comienzan a sonar en todos los países del área, son una muy buena oportunidad para que se haga un frente común y se bajen los precios que se van a pedir por el espectro. Un estudio de GSMA demuestra que los altos montos cobrados por el espectro en la región han retrasado la cobertura de 4G y, obviamente, es necesario redefinir las nuevas subastas porque deben ser acompasadas con el apagón de 2G y 3G, y con compromisos de ahondar en la cobertura de 4G y de 4.5G o LTE y, además, impulsar decididamente la VoLTE. La ADA y el Mercado Digital Andino se complementan y se unen. Pero son los líderes del sector y las autoridades gubernamentales los que tienen que dar el banderazo.Ya la CAN comenzó con esta hoja de ruta para la Agenda Digital Andina. Ahora la tarea es que no se quede en buenas intenciones y se pierda en la maraña de los tejemanejes políticos y de la burocracia internacional. Se puede comenzar a hablar de los dos escenarios, no son excluyentes. Antes, por lo contrario, son incluyentes.(En otras noticias: La génesis y psicología de los movimientos negacionistas).

Las telecomunicaciones pasaron a ocupar un rol clave en el desarrollo de las actividades de universidades y colegios en la pandemia. 

Foto:
David Sánchez. EL TIEMPO

Aprovechar que ya hay un documento suscrito por los cuatro países y empezar, con denuedo, una conversación que nos lleve a puerto seguro.“Las telecomunicaciones y las TIC, y en particular la conectividad por banda ancha, son un igualador social, ya que habilitan el ejercicio de los derechos humanos y otros derechos como salud, educación, seguridad, movilidad, protección de datos personales, libertad de expresión, de prensa, de información y de acceso a la información pública del Estado. ¡Quien esté conectado tiene el libre ejercicio de los derechos fundamentales y está integrado a la sociedad!”.Esa frase, anotada en el documento de investigación que sirvió de soporte para la ADA, contiene los elementos claves para construir el primer mercado común de las telecomunicaciones y las TIC, y avanzar en una Agenda Digital Común que nos permita convertir las inversiones en tecnología en el gran punto de apoyo para disparar nuestras economías y conseguir mejores niveles de desarrollo e igualdad para todos.Por eso, decimos que la ADA y el Mercado Digital Andino se complementan y se necesitan. Los habitantes de nuestros países necesitan banda ancha de alta velocidad y eso requiere mejores y más flexibles políticas regulatorias y de asignación del espectro radioeléctrico y, por ende, un mercado común les va a facilitar las inversiones a los operadores y empresarios del sector.Un Mercado Digital Andino debe permitir encontrar unas líneas comunes, transversales, a las políticas públicas para las TIC y las telecomunicaciones, para poder consolidar una ADA sin chocar con los reguladores de cada uno de los países porque ahí sí jamás sacaríamos adelante esta iniciativa.Hay que mencionar que ASIET y la eLAC han intentado conformar un mercado común para el sector. Esta circunstancia nos permite decir que la CAN y la CAF podrían contar no solo con la aquiescencia de ASIET sino, también, con la colaboración de la Cepal y de la eLAC para lograr que el bloque andino sea el primer mercado común digital del mundo.Unas cifras importantesDatos sin precisar a la hora de terminar este artículo permiten decir que la inversión extranjera directa (IED) para el sector de telecomunicaciones y TIC representó no menos de 1 por ciento del PIB para Ecuador; para Bolivia, no menos del 1 por ciento; para Colombia, una cifra cercana a 4,4 por ciento, y para Perú, no menos de 3,9 por ciento del PIB, lo cual es un reflejo del tamaño y desarrollo de cada una de las economías de los países en mención.Esa misma IED en valores significa para Ecuador una cifra cercana a los 962 millones de dólares; para Bolivia, 217 millones de dólares; para Colombia, unos 1.431 millones de dólares, y para Perú, unos 890 millones de dólares. Todos los datos están calculados a 2020.O sea, estamos hablando de un mercado donde hubo inversiones cercanas a los 3.500 millones de dólares en el sector de telecomunicaciones y TIC, que constituyen una cifra, realmente, muy importante, mucho más si los inversionistas pudieran dirigirlas para un solo mercado y no para cuatro.NICOLA STORNELLI GARCÍA@puertodigitalANALISTA DE TENDENCIAS DIGITALESPARA EL TIEMPO * Con la colaboración de Julián Cardona CastroMás noticias A fondo-¿Por qué es peligroso vivir en una cultura de conversaciones ‘light’?-Claro anuncia conectividad 4G en el túnel de La Línea-Entregan Mar 1: la vía 4G que acerca a Medellín con el mar de Urabá

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial