¿Un romance con una Miss Mundo?¿Una lesión en el pie le provocó cáncer? Fact checking a la película de Bob Marley



<15 de febrero de 2024 En 104 minutos, la película biográfica One Love, ofrece una repasada a los años más álgidos de la carrera de Bob Marley, el músico que popularizó y le dio un empuje global al reggae en medio de los tensos años setenta. La cinta, protagonizada por Kingsley Ben-Adir (Barbie, One night in Miami), se acota a un período específico de la vida de Marley. Desde el atentado que sufre en 1976 y el fallido concierto Smile Jamaica, a su posterior salida a Inglaterra, la grabación del exitoso álbum Exodus (1977) y su regreso al caribe, donde empuja el One Love Peace Concert, el evento en que consiguió que el primer ministro Michael Manley y el líder de la oposición Edward Seaga, por entonces enconados rivales políticos, se dieran la mano en el escenario. También incluye saltos en el tiempo, en que revisa su infancia en las barriadas de Trench Town y el rechazo de su padre blanco. Acá una revisión a algunos puntos que toca el filme (y otros que pasa por alto). ¿Sufrió un intento de asesinato en su casa? Uno de los primeros puntos de la trama del filme ocurre cuando un grupo de jóvenes pistoleros irrumpen en la casa comunal donde residían Marley y los suyos, en el 56 de Hope Road, Kingston. Ante la mirada aterrorizada del músico y su mánager Don Taylor, son atacados a balazos en la cocina de la residencia. También resultó herida Rita Marley, la esposa del músico, quien saca la peor parte y debe ser atendida de urgencia por un impacto recibido en la cabeza, aunque logra sobrevivir. Bob Marley junto a The Wailers en la biopic One Love El atentado efectivamente ocurrió el 3 de diciembre de 1976. Sucedió a dos días de Smile Jamaica, un concierto que se leyó como un acto de apoyo al primer ministro y líder del Partido Nacional del Pueblo, Michael Manley. Aquel era un momento polarizado en la isla, con violencia en las calles, dominadas por pandillas rivales asociadas a los partidos principales, los que a su vez, respondían a la lógica de socialismo y capitalismo propia de la Guerra Fría. Hasta hoy no hay claridad por qué le dispararon a Bob Marley. El investigador Roger Steffens plantea en su libro Tanto que contar: historia oral de Bob Marley que es posible la arista política con Edward Seaga, el rival de Michael Manley, como principal instigador. Esa es la tesis que también deja entrever la película. Pero también hay otra: “Don Taylor, mánager de Bob, estaba enganchado al juego, y se dijo que había contraído una importante deuda con gente muy poco recomendable. Skill Cole, el mejor amigo de Bob, al parecer andaba enredado en el amaño de una carrera de caballos, un asunto por el que se le terminó prohibiendo la entrada al hipódromo. Algunos afirmaron que Bob estaba tapando a diario los agujeros que dejaba Cole, y tal vez hasta los de Taylor”. Un pie sangrante que anunció una enfermedad mortal La gira promocional del álbum Exodus, uno de los más conocidos de Marley y que contiene temas como Three little birds, Jamming, entre otros, arrancó en Paris, durante el verano boreal de 1977. Pero ocurrió que durante un partido informal de fútbol, deporte que Marley practicaba a menudo, un periodista francés le dio un involuntario pisotón en el dedo mayor del pie derecho. El episodio está incluido en la película y se presenta como una clave para el posterior diagnóstico de cáncer que llevó a la muerte a Marley, a los 36 años, en 1981. La herida efectivamente le causó muchas molestias al artista, quien apenas se la vendaba. Su amigo y médico personal, Pee Wee Fraser, lo recuerda así en el libro Tanto que contar: historia oral de Bob Marley: “Básicamente, se trataba de una antigua lesión. La primera evidencia de esa herida se produjo durante un golpe en un partido de fútbol jugado en Boys’ Town. Creo que todo el mundo pensó que no era más que una herida superficial, y luego, como tres años después, la lesión reapareció, con dolor e hinchazón. Creo que el siguiente episodio del que hay constancia tuvo lugar en Delaware”. Bob Marley era un entusiasta del fútbol, pero una lesión sufrida durante un partido informal fue clave para descubrirle el cáncer que lo llevó a la muerte en 1981. La historia más aceptada es que de regreso a Inglaterra, Marley, presionado por sus cercanos, aceptó ir a un especialista en el Royal College of Surgeons. Como recrea la película, ahí le dieron el diagnóstico de un melanoma. “En ese caso, lo que hicieron fue una biopsia incisional, y ahí vieron que había melanoma. Creo que se clasificó como de grado tres, lo que significaba que ya había invadido dermis y tejido, y es entonces cuando todo el mundo pensó que había que encontrar la manera de atajar eso”, recuerda Pee Wee Fraser. Y aunque se barajó la posibilidad de desarticular la cadera o derechamente extirpar el dedo, finalmente Marley se atendió en Miami donde se le practicó un injerto con piel que se le sacó del muslo. La herida comenzó a cicatrizar, e incluso el músico volvió a jugar al fútbol, pero el melanoma hizo metástasis y eso fue lo que le provocó la muerte. “Marley acabaría cancelando toda la gira estadounidense de 1977. Hubo varios rumores después: que los médicos franceses le habían inyectado el melanoma en el pie o que el cáncer de Marley era el resultado de una ‘dosis’ suministrada por la CIA para desencadenarle la enfermedad. Muchos especialistas en medicina han rechazado de plano tales hipótesis”, detalla Roger Steffens en su libro citado. Steffens además desarticula otro mito, relacionado a la creencia rastafari de Marley. “Existe una creencia muy arraigada sobre que el ‘rasta no trata con la muerte’. Incluso hablar de esa posibilidad, en un mundo donde la palabra tiene tanto poder, es tabú. Los líderes rastafaris aconsejaron a Bob sobre su dolencia, desautorizando a la medicina occidental y defendieron las enseñanzas rastas y los remedios naturales. Otras personas cercanas a Bob no estaban enteradas de su mal”. ¿Bob Marley tuvo un romance con una Miss Mundo? Aunque la película deja entrever que el músico era un galán empedernido, la trama se concentra en una sola mujer, Rita, la corista de The Wailers y madre de Ziggy, el hijo mayor de Bob Marley y productor de la película. Pero se incluye una brevísima aparición, de solo algunos segundos, de Cindy Breakspeare (interpretada por Umi Myer), Miss Mundo 1976. Pese a lo poco que aparece en pantalla, Breakspeare tuvo una relación importante con Marley, por ello no se pudo soslayar. Un vínculo que generó reacciones en su tiempo; ella era blanca y glamorosa. “Cindy fue coronada Miss Mundo en 1976. Bob pasó buena parte de su año de reinado exiliado en Londres, viviendo con ella, en una relación que daría como fruto un niño, Damian, conocido como Junior Gong. Los titulares de los tabloides británicos se hicieron eco de la pareja, con titulares en los que se referían a Marley como ‘el salvaje’, y a la pareja como ‘la bella y la bestia’”, apunta Roger Steffens en su citado libro. “La relación de Bob con Cindy molestó a algunos de sus antiguos amigos y colaboradores”, agrega. Bob Marley y Cindy Breakspeare En rigor, el romance había comenzado pocos años antes. Cindy vivió con Marley en la casa comunitaria del 56 de Hope Road. “Yo ocupaba la planta baja y en esos días habíamos comenzado nuestra relación, pero yo no estaba nada segura de meterme en nada, porque lo había visto desde la primera vez que había hablado con él: una relación así te transforma la vida para siempre. Él pasaba por la puerta y miraba de reojo como para ver si había alguien, y luego se ponía a hablar conmigo, y por supuesto los temas eran muy filosóficos, sobre cómo te ves a ti mismo, y cómo te conduces como una mujer ante los demás, las cosas que deberías y no deberías hacer, porque la doctrina lo era todo por entonces”, recuerda la misma Breakspeare en el libro de Steffens. ¿Bob Marley vio a The Clash en Londres (y le gustaba el punk)? Cuado Marley escapa de Jamaica, llega a Londres. La película lo sitúa en plena explosión del punk, y lo pone en un club de mala muerte viendo a una banda caracterizada a lo The Clash, de hecho, interpretan White Riot, el primer sencillo que el grupo de Strummer, Jones, Simonon y Headon lanzó en 1977. Y aunque tiene alguna distancia, el Marley del filme termina remarcando los puntos en común entre el punk rock y el reggae. Pero ¿vio efectivamente Marley a los Clash en vivo?¿Iba a los clubes punks? lo cierto es que el jamaicano ya había estado en Inglaterra en 1972, pero a su regreso las cosas habían cambiado. Había pasado la oleada del glam rock y los jóvenes punks británicos sentían admiración por la música reggae y ska, incluso hasta músicos más comerciales como Eric Clapton y Paul McCartney. Comenzaban a surgir bandas como The Specials y gente como Lee “scratch” Perry y Don Letts ya circulaban en los lugares frecuentados por músicos y artistas. The Clash Según el libro Catch a Fire: la vida de Bob Marley, de Timothy White, Bob Marley conoció la música de The Clash a través del músico y productor Lee “scratch” Perry. Una historia similar es la que cuenta la periodista musical Vivian Goldman, quien por entonces escribía para la revista Sounds. Ocurrió que fue a visitar a su departamento a Perry para obtener su reacción a la versión grabada por The Clash para Police and thieves, canción de la que fue productor y coautor. Allí se estaba también Marley. Goldman detalló a The Guardian que los dos músicos se sentaron a escuchar la versión de los Clash, incluida en su álbum debut “Ambos estaban eufóricos, como redescubriendo una parte de ellos perdida hacía mucho tiempo. ¿The Clash? Primero sorprendidos, solamente tardaron un par de compases en coparse. Scratch asintió con la cabeza, sonriente. ‘Me gusta cómo lo sienten’”. Por su lado, Don Letts, detalla que en un principio, Marley miraba con cierto desdén al punk. “Las primeras impresiones que Bob tenía del punk, eran las mismas que tenía cualquiera y venían siempre de los medios y la prensa amarillista”. Todo cambió tiempo después, cuando logró comprender ciertos puntos de unión entre el reggae, el ska, y el punk. De hecho eso explica que el jamaicano hay compuesto la canción Punky reggae party, publicada en 1977 como lado B del sencillo Jamming. Pero lo más seguro es que esa noche viendo a los Clash, no sea más que una licencia de la película.