Psicóloga de Tarija te da tips para lidiar con la procrastinación



< .tdb_single_content{margin-bottom:0;*zoom:1}.tdb_single_content:before,.tdb_single_content:after{display:table;content:'';line-height:0}.tdb_single_content:after{clear:both}.tdb_single_content .tdb-block-inner>*:not(.wp-block-quote):not(.alignwide):not(.alignfull.wp-block-cover.has-parallax):not(.td-a-ad){margin-left:auto;margin-right:auto}.tdb_single_content a{pointer-events:auto}.tdb_single_content .td-spot-id-top_ad .tdc-placeholder-title:before{content:’Article Top Ad’!important}.tdb_single_content .td-spot-id-inline_ad0 .tdc-placeholder-title:before{content:’Article Inline Ad 1′!important}.tdb_single_content .td-spot-id-inline_ad1 .tdc-placeholder-title:before{content:’Article Inline Ad 2′!important}.tdb_single_content .td-spot-id-inline_ad2 .tdc-placeholder-title:before{content:’Article Inline Ad 3′!important}.tdb_single_content .td-spot-id-bottom_ad .tdc-placeholder-title:before{content:’Article Bottom Ad’!important}.tdb_single_content .id_top_ad,.tdb_single_content .id_bottom_ad{clear:both;margin-bottom:21px;text-align:center}.tdb_single_content .id_top_ad img,.tdb_single_content .id_bottom_ad img{margin-bottom:0}.tdb_single_content .id_top_ad .adsbygoogle,.tdb_single_content .id_bottom_ad .adsbygoogle{position:relative}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-left,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-right,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-center{margin-bottom:15px}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-left img,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-right img,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-center img{margin-bottom:0}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-center{text-align:center}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-center img{margin-right:auto;margin-left:auto}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-left{float:left;margin-top:9px;margin-right:21px}.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-right{float:right;margin-top:6px;margin-left:21px}.tdb_single_content .tdc-a-ad .tdc-placeholder-title{width:300px;height:250px}.tdb_single_content .tdc-a-ad .tdc-placeholder-title:before{position:absolute;top:50%;-webkit-transform:translateY(-50%);transform:translateY(-50%);margin:auto;display:table;width:100%}.tdb_single_content .tdb-block-inner.td-fix-index{word-break:break-word}.tdi_88,.tdi_88>p,.tdi_88 .tdb-block-inner>p{font-family:Poppins!important}.tdi_88 .tdb-block-inner blockquote p{font-family:Crimson Pro!important;line-height:1.2!important;font-style:normal!important;font-weight:600!important;text-transform:none!important}@media (max-width:767px){.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-left,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-right,.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-center{margin:0 auto 26px auto}}@media (max-width:767px){.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-left{margin-right:0}}@media (max-width:767px){.tdb_single_content .id_ad_content-horiz-right{margin-left:0}}@media (max-width:767px){.tdb_single_content .td-a-ad{float:none;text-align:center}.tdb_single_content .td-a-ad img{margin-right:auto;margin-left:auto}.tdb_single_content .tdc-a-ad{float:none}}@media (min-width:768px) and (max-width:1018px){.tdi_88,.tdi_88>p,.tdi_88 .tdb-block-inner>p{font-size:14px!important}}@media (max-width:767px){.tdi_88 .tdb-block-inner blockquote p{font-size:28px!important}}
La procrastinación puede afectar a personas de diversos perfiles y contextos. No está limitada a un grupo específico de individuos y puede manifestarse de diferentes maneras en función de factores personales, emocionales y ambientales.

La procrastinación se refiere al acto de posponer o retrasar actividades o tareas, a menudo sustituyéndolas por actividades menos importantes o más placenteras. En otras palabras, es la tendencia a dejar para después lo que se debería hacer en el momento presente. Las personas que procrastinan tienden a dilatar el inicio o la finalización de tareas importantes, a pesar de conocer las consecuencias negativas de hacerlo.

La procrastinación puede afectar diversas áreas de la vida, como el trabajo, los estudios, la salud y las responsabilidades cotidianas. Puede ser causada por factores como la falta de motivación, la ansiedad, el miedo al fracaso, la falta de habilidades para la gestión del tiempo o simplemente la preferencia por actividades más agradables.

Aquí hay algunos aspectos que podrían describir a personas que experimentan problemas con la procrastinación:

Falta de motivación intrínseca: Las personas que procrastinan a menudo pueden carecer de una fuente interna de motivación. Pueden tener dificultades para encontrar un propósito significativo en las tareas que deben realizar.

Perfeccionismo: Aquellas personas que buscan la perfección en sus esfuerzos pueden ser más propensas a procrastinar. El miedo al fracaso o a no cumplir con estándares muy altos puede paralizar y retrasar la acción.

Dificultad para gestionar el tiempo: La falta de habilidades para la gestión del tiempo puede contribuir a la procrastinación. Las personas pueden sentirse abrumadas por la magnitud de una tarea y no saber cómo dividirla en pasos más pequeños.

Ansiedad: La ansiedad ante el resultado de una tarea o el temor de no estar a la altura de las expectativas puede llevar a la procrastinación. Evitar la tarea puede ser una forma de evitar la ansiedad asociada.

Problemas de atención: Personas con dificultades de atención, como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), pueden experimentar mayores desafíos para mantener el enfoque en una tarea y, por lo tanto, procrastinar más.

Baja autoestima: La falta de confianza en las propias habilidades y el miedo al juicio de los demás pueden llevar a la procrastinación. Las personas pueden posponer tareas para evitar la posibilidad de ser evaluadas o juzgadas.

Ambiente poco estructurado: Un entorno desorganizado o poco estructurado puede contribuir a la procrastinación. La falta de un espacio de trabajo ordenado o de rutinas claras puede dificultar el inicio de tareas.

Es importante señalar que estos factores no son exhaustivos, y cada persona es única. Algunas personas pueden experimentar múltiples factores que contribuyen a su procrastinación. Abordar la procrastinación a menudo implica una combinación de estrategias personalizadas, como establecer metas claras, desarrollar habilidades de gestión del tiempo y trabajar en la autorregulación emocional. En algunos casos, la asesoría profesional o el apoyo de un coach pueden ser útiles. La procrastinación puede ser un desafío común y, a veces, frustrante. Aquí hay algunas estrategias que podrían ayudarte a lidiar con la procrastinación:

Comprender el porqué:

Reflexiona sobre las razones detrás de tu procrastinación. ¿Es falta de motivación, miedo al fracaso, ansiedad u otra cosa? Comprender las causas subyacentes puede ayudarte a abordar el problema de manera más efectiva.

Establecer metas claras:

Divide tus tareas en objetivos más pequeños y manejables. Establecer metas claras y específicas puede hacer que la tarea parezca menos abrumadora y más alcanzable.

Crear un plan de acción:

Desarrolla un plan detallado para abordar cada tarea. Establece plazos realistas y sigue el plan paso a paso. Esto puede proporcionar una estructura que haga más fácil comenzar.

Eliminar distracciones:

Identifica y elimina las distracciones en tu entorno. Esto podría incluir apagar notificaciones del teléfono, trabajar en un espacio tranquilo o usar aplicaciones que bloqueen el acceso a sitios web no relacionados con el trabajo durante períodos específicos.

Practicar la autorregulación emocional:

Aprende a reconocer y gestionar las emociones que podrían estar contribuyendo a la procrastinación. La ansiedad, el miedo o la falta de confianza pueden ser obstáculos que necesitas superar.

Recompensarte a ti mismo:

Establece recompensas para cuando completes tareas importantes. Puede ser algo tan simple como un descanso, una merienda o cualquier actividad que disfrutes. Esto refuerza positivamente la finalización de las tareas.

Buscar apoyo:

Comparte tus metas y desafíos con amigos, familiares o colegas. La responsabilidad compartida puede motivarte y recibir apoyo puede ser útil en momentos de dificultad.

Practicar el autocuidado:

Asegúrate de cuidar de tu bienestar general. Una buena alimentación, ejercicio regular y suficiente descanso pueden tener un impacto positivo en tu energía y en tu capacidad para enfrentar las tareas.

Recuerda que superar la procrastinación puede llevar tiempo y esfuerzo. Experimenta con diferentes estrategias para encontrar las que funcionen mejor para ti. Si el problema persiste y afecta significativamente tu vida, considera buscar la orientación de un profesional.

Lic. Gisselle Velásquez de Piela

Si necesitas ayuda psicológica o quieres reservar tu cita – contáctate con nuestro equipo:

CELULAR/WhatsApp  76193687

Búscanos en Facebook y Instagram:

CONSULTORIO PSICOLOGICO P&G

La procrastinación puede afectar a personas de diversos perfiles y contextos. No está limitada a un grupo específico de individuos y puede manifestarse de diferentes maneras en función de factores personales, emocionales y ambientales.

La procrastinación se refiere al acto de posponer o retrasar actividades o tareas, a menudo sustituyéndolas por actividades menos importantes o más placenteras. En otras palabras, es la tendencia a dejar para después lo que se debería hacer en el momento presente. Las personas que procrastinan tienden a dilatar el inicio o la finalización de tareas importantes, a pesar de conocer las consecuencias negativas de hacerlo.

La procrastinación puede afectar diversas áreas de la vida, como el trabajo, los estudios, la salud y las responsabilidades cotidianas. Puede ser causada por factores como la falta de motivación, la ansiedad, el miedo al fracaso, la falta de habilidades para la gestión del tiempo o simplemente la preferencia por actividades más agradables.

Aquí hay algunos aspectos que podrían describir a personas que experimentan problemas con la procrastinación:

Falta de motivación intrínseca: Las personas que procrastinan a menudo pueden carecer de una fuente interna de motivación. Pueden tener dificultades para encontrar un propósito significativo en las tareas que deben realizar.

Perfeccionismo: Aquellas personas que buscan la perfección en sus esfuerzos pueden ser más propensas a procrastinar. El miedo al fracaso o a no cumplir con estándares muy altos puede paralizar y retrasar la acción.

Dificultad para gestionar el tiempo: La falta de habilidades para la gestión del tiempo puede contribuir a la procrastinación. Las personas pueden sentirse abrumadas por la magnitud de una tarea y no saber cómo dividirla en pasos más pequeños.

Ansiedad: La ansiedad ante el resultado de una tarea o el temor de no estar a la altura de las expectativas puede llevar a la procrastinación. Evitar la tarea puede ser una forma de evitar la ansiedad asociada.

Problemas de atención: Personas con dificultades de atención, como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), pueden experimentar mayores desafíos para mantener el enfoque en una tarea y, por lo tanto, procrastinar más.

Baja autoestima: La falta de confianza en las propias habilidades y el miedo al juicio de los demás pueden llevar a la procrastinación. Las personas pueden posponer tareas para evitar la posibilidad de ser evaluadas o juzgadas.

Ambiente poco estructurado: Un entorno desorganizado o poco estructurado puede contribuir a la procrastinación. La falta de un espacio de trabajo ordenado o de rutinas claras puede dificultar el inicio de tareas.

Es importante señalar que estos factores no son exhaustivos, y cada persona es única. Algunas personas pueden experimentar múltiples factores que contribuyen a su procrastinación. Abordar la procrastinación a menudo implica una combinación de estrategias personalizadas, como establecer metas claras, desarrollar habilidades de gestión del tiempo y trabajar en la autorregulación emocional. En algunos casos, la asesoría profesional o el apoyo de un coach pueden ser útiles. La procrastinación puede ser un desafío común y, a veces, frustrante. Aquí hay algunas estrategias que podrían ayudarte a lidiar con la procrastinación:

Comprender el porqué:

Reflexiona sobre las razones detrás de tu procrastinación. ¿Es falta de motivación, miedo al fracaso, ansiedad u otra cosa? Comprender las causas subyacentes puede ayudarte a abordar el problema de manera más efectiva.

Establecer metas claras:

Divide tus tareas en objetivos más pequeños y manejables. Establecer metas claras y específicas puede hacer que la tarea parezca menos abrumadora y más alcanzable.

Crear un plan de acción:

Desarrolla un plan detallado para abordar cada tarea. Establece plazos realistas y sigue el plan paso a paso. Esto puede proporcionar una estructura que haga más fácil comenzar.

Eliminar distracciones:

Identifica y elimina las distracciones en tu entorno. Esto podría incluir apagar notificaciones del teléfono, trabajar en un espacio tranquilo o usar aplicaciones que bloqueen el acceso a sitios web no relacionados con el trabajo durante períodos específicos.

Practicar la autorregulación emocional:

Aprende a reconocer y gestionar las emociones que podrían estar contribuyendo a la procrastinación. La ansiedad, el miedo o la falta de confianza pueden ser obstáculos que necesitas superar.

Recompensarte a ti mismo:

Establece recompensas para cuando completes tareas importantes. Puede ser algo tan simple como un descanso, una merienda o cualquier actividad que disfrutes. Esto refuerza positivamente la finalización de las tareas.

Buscar apoyo:

Comparte tus metas y desafíos con amigos, familiares o colegas. La responsabilidad compartida puede motivarte y recibir apoyo puede ser útil en momentos de dificultad.

Practicar el autocuidado:

Asegúrate de cuidar de tu bienestar general. Una buena alimentación, ejercicio regular y suficiente descanso pueden tener un impacto positivo en tu energía y en tu capacidad para enfrentar las tareas.

Recuerda que superar la procrastinación puede llevar tiempo y esfuerzo. Experimenta con diferentes estrategias para encontrar las que funcionen mejor para ti. Si el problema persiste y afecta significativamente tu vida, considera buscar la orientación de un profesional.

Lic. Gisselle Velásquez de PielaSi necesitas ayuda psicológica o quieres reservar tu cita – contáctate con nuestro equipo:CELULAR/WhatsApp  76193687Búscanos en Facebook y Instagram:CONSULTORIO PSICOLOGICO P&G