Oposición y oficialismo: Obedecer al TCP o a la Asamblea es el dilema político



<10 de junio de 2024 A cinco días de la polémica sesión de la Asamblea Legislativa que aprobó leyes y resoluciones, los órganos Ejecutivo y Legislativo se encuentran ante el dilema de sujetarse a aquellas decisiones u obedecer al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP). La última actuación política fue la consulta que el presidente en ejercicio David Choquehuanca planteó el viernes al TCP sobre la legalidad de la sesión convocada por el presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, que se declaró titular en ejercicio de la Asamblea Legislativa, y la validez de las dos leyes sancionadas y dos resoluciones aprobadas. En su misiva dirigida al presidente del TCP, Paul Franco, el también presidente nato de la Asamblea Legislativa solicitó de ese órgano un pronunciamiento oficial con los antecedentes del Auto Constitucional 054/2024-CA, que anuló la competencia de Rodríguez de llamar a esa polémica sesión y, en su criterio, la declaratoria de inconstitucionalidad del Proyecto de Ley 075. Asamblea El jueves, en maratónica y accidentada sesión, la oposición —el ala vista del Movimiento Al Socialismo (MAS), Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos— sancionó el Proyecto de Ley 075, de cese de funciones de magistrados y consejeros electos en 2017, y subrogación de tareas administrativas a personal subalterno, y el Proyecto de Ley 079, de crédito externo para la construcción de un tramo de la doble vía Caracollo-Colomi; y aprobó resoluciones sobre elevación a rango de ley del Decreto Presidencial 5137, de Concesión de Amnistía e Indulto por Razones Humanitarias, y de continuidad del proceso de preselección de postulantes para las elecciones judiciales. Este domingo, en entrevista con Bolivia Tv, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, calificó de “bochornosa” la sesión y reivindicó la consulta de Choquehuanca. Consideró que el MAS evista, CC y Cremos “cruzaron ríos de sangre”. Al contrario, el expresidente Carlos Mesa, líder de CC, cuestionó la decisión de Choquehuanca de acudir al TCP. “La obsesión por mantener a los autoprorrogados lleva a Choquehuanca a una inédita e indignante sumisión política al pedir que, una sesión parlamentaria que devuelve la institucionalidad al país y a la Asamblea Legislativa, sea aprobada por personajes de otro Órgano del Estado que ejercen ilegalmente sus cargos”, escribió en la red X.} Similar criterio fue expresado ayer por el expresidente y líder del MAS, Evo Morales. “Es un daño muy grande a la Asamblea Legislativa que su propio presidente intente quitarle valor legal a la sesión que aprobó varias leyes con dos tercios de votos”, posteó en X. Y el líder de Creemos, Luis Fernando Camacho, aplaudió desde la cárcel de Chonchocoro, la actuación de la Asamblea Legislativa. “Los parlamentarios lograron reactivar las funciones del Poder Legislativo, en el cual reside la voluntad del pueblo boliviano a través de sus representantes”, dijo. Pausa El Órgano Ejecutivo no ha dado señales sobre la eventual promulgación de las leyes sancionadas el jueves y las comisiones mixtas de Constitución y de Justicia Plural, presididas por los senadores evistas Miguel Rejas y Roberto Padilla, respectivamente, tampoco convocaron a la sesión para la continuidad del proceso de preselección de postulantes para las elecciones judiciales. Legisladores del MAS evista y CC adelantaron que no tienen por qué cumplir el auto constitucional del TCP, al considerar que sus magistrados “autoprorrogados” no están en funciones. La crisis política se reavivó con el viaje del presidente Luis Arce a Rusia, que obligó la presidencia en ejercicio de Choquehuanca y, en criterio de la oposición, la titularidad de la Asamblea Legislativa a cargo del senador Rodríguez. POR RUBÉN ATAHUICHI – LR