NUEVO HALLAZGO SOBRE LOS MOSQUITOS: PICAN POR EL COLOR DE LA PIEL

La habilidad de los mosquitos para detectar nuestra presencia y, en concreto, encontrar una zona libre de nuestra piel para clavar su probóscide (aguijón) sigue sorprendiéndonos.

Aunque parezca mentira, todavía no se conocen todos de los detalles del complejo proceso que facilita la orientación de las hembras de algunas especies de estos insectos en busca de sangre (humana y de diversos animales).

Algunas hipótesis planteadas en estudios científicos son realmente sorprendentes, como la expuesta en 2003 (y cuestionada posteriormente) en que se  indicaba que especies como los mosquitos tigre (Aedes albopictus) prefieren a las personas del grupo sanguíneo O sobre los grupos A, B o AB.

Existe mayor consenso y evidencias científicas sobre otros factores que facilitan las picaduras de los mosquitos hembra. El más importante es la capacidad de estos insectos de detectar el dióxido de carbono que los humanos y otros animales exhalamos al respirar. También  influye la temperatura corporal y algunos de los compuestos volátiles (olores) que exudamos.

ESTUDIO EN UN TÚNEL DE VIENTO

Una nueva investigación dirigida por científicos de la Universidad de Washington (Estados Unidos) indica que, además de captar el dióxido de carbono de la nuestra respiración, las hembras de mosquitos que buscan sangre vuela hacia colores específicos, incluidos el rojo, el naranja, el negro y el cian.

«Las hembras deseosas de picar ignoran otros colores, como el verde, el morado, el azul y el blanco», indican los autores de esta investigación, cuyos resultados se publican en la revista Nature Communications (versión on line 4 de febrero 2022).

El equipo autor de este trabajo, cuyo primer firmante es el español afincado en Estados Unidos Diego Alonso San Alberto, considera que sus resultados ayudan a explicar cómo los mosquitos encuentran huéspedes, ya que la piel humana, independientemente de la pigmentación general, emite una fuerte «señal» de color rojo anaranjado a los ojos de estos insectos.

Diego Alonso San Alberto es un ingeniero de software español que trabaja en el departamento de Biología de la Universidad de Washington (UW) en Seattle. Uno de los campos de investigación de este ingeniero son los túneles de viento de altas prestaciones, como los utilizados para llevar a cabo las pruebas con los mosquitos en el estudio que ahora se publica.

«Saber qué colores atraen a los mosquitos hambrientos y cuáles no, puede ayudar a diseñar mejores repelentes, trampas y otros métodos para mantener a raya a los mosquitos», indican los autores en un resumen difundido por la Universidad de Whashington.

«Los mosquitos parecen usar olores para ayudarlos a distinguir lo que está cerca, como un huésped para picar», destaca el autor principal del estudio, Jeffrey Riffell, profesor de biología de la UW. «Cuando huelen compuestos específicos, como el CO2 de nuestro aliento, ese olor estimula los ojos para buscar colores específicos y otros patrones visuales, que están asociados con un huésped potencial, y se dirigen a ellos».

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial