Tras recibir un homenaje en el Cristo Redentor, Marco Aramayo descansa en paz

Página Siete Digital
En medio de llanto, pañuelos blancos y pedidos de justicia, familiares y allegados dieron el último adiós a Marco Aramayo, el exdirector del Fondioc fallecido el martes debido a una falla multiorgánica.  
Antes de que sus restos llegaran a su última morada, en un cementerio del norte de Santa Cruz, el cortejo fúnebre hizo una parada en la rotonda del Cristo Redentor para rendirle homenaje póstumo por su lucha por la “verdad y la justicia”. 
Aramayo pasó más de siete años en distintas cárceles del país en el marco del caso de desfalco en el extinto Fondo Indígena que en su momento había denunciado.
También puede leer: «El Ministerio Público me va a hacer un mausoleo en la cárcel»: el clamor de Aramayo en 5 frases
Su salud se complicó la semana pasada y falleció en la madrugada del martes. 
El Instituto de Terapia e Investigación sobre las Secuelas de la Tortura y la Violencia de Estado (ITEI) señaló que Marco Aramayo fue amenazado de muerte por desconocidos que lo visitaban, sufrió torturas físicas, psicológicas y hasta biológicas. 
Esa institución sostiene que el “monstruo de tres cabezas”, conformado por ciertos funcionarios del Ejecutivo, del Órgano Judicial y de la Policía, puso en peligro la vida de Aramayo en más de una ocasión. 

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial