El MAS cierra filas para blindar a Evo y evitar extradición de Dávila

Juan Pérez Munguía / La Paz
Legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) y un exministro cerraron filas para blindar al expresidente Evo Morales y evitar la extradición de Maximiliano Dávila, exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn).

Dávila, exdirector de la Felcn, luego de ser aprehendido.Foto: Carlos Sánchez / Página Siete

El Departamento de Estado de Estados Unidos (EEUU) publicó la imagen de Dávila a nivel internacional y ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por información sobre sus nexos con el tráfico de sustancias controladas, la cual conduzca a una condena en su contra.
La administración norteamericana también solicitó, de manera formal a la Cancillería, la detención preventiva con fines de extradición del extitular de la Felcn.
Carlos Romero, exministro de Gobierno e integrante del entorno de Morales, pidió que no se involucre al exmandatario con las acciones del exjefe policial. “Desde que Evo Morales era un dirigente sindical en el trópico de Cochabamba siempre lo acusaron de narcotráfico, asesino, de terrorista, Bin Laden Andino. Es un hombre que ha soportado acusaciones injustas y por conciencia moral me expreso: pido respeto para Evo Morales”, enfatizó la exautoridad.
Romero cuestionó que EEUU ofrezca una recompensa por información, cuando supuestamente la DEA tenía toda la documentación sobre Dávila.
El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, manifestó que no corresponde entregar a Dávila a la justicia estadounidense. “Debemos juzgarlo en nuestro país. Sabemos que la lucha contra el narcotráfico desde el 2006 ha sido nacionalizada en nuestro país”, señaló el legislador.
El senador masista Leonardo Loza calificó de “chantaje” la recompensa de cinco millones de dólares ofrecida por el Gobierno de EEUU. A su vez dijo que no corresponde que un compatriota sea juzgado en otro país.
“En el fondo, EEUU intenta burlarse del país, es una injerencia. Ellos tienen toda la información (sobre el narcotráfico en Bolivia), no tienen por qué colocar ninguna excusa”, acusó.
Otra sugerencia en el MAS
El diputado oficialista Juan José Jáuregui sostuvo que el tratado de extradición entre Bolivia y EEUU establece la reciprocidad,  por lo cual Dávila puede ser entregado al país del norte a cambio del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y del exministro Carlos Sánchez Berzaín.
“Tendrá que atenderse la pretensión del Estado boliviano, que en su momento reiteró, con relación a los que fueron actores y partícipes de la masacre de octubre del 2003. Tendría que valorarse por el Estado norteamericano, a objeto que pueda cumplirse esa condicionante de reciprocidad”, expresó.
No obstante, el artículo 3 del Tratado de Extradición entre Bolivia y EEUU especifica que ninguna de las partes estará obligada a extraditar a sus nacionales, excepto cuando la solicitud se refiera, entre otros, a delitos relativos al tráfico ilícito de sustancias controladas.
Nacionalización que fracasó
El analista político Hugo San Martín aseveró que la lucha contra el narcotráfico en Bolivia, desde 2006, es un fracaso. Según su lectura, el involucramiento de exjefes policiales en el tráfico de sustancias controladas demuestran aquello.
“La nacionalización de la lucha contra el narcotráfico fue un fracaso. En Bolivia se ha debilitado la lucha contra el narcotráfico y, producto de ello, tenemos cárteles internacionales que están en el país”, resaltó.
San Martín manifestó que las voces dentro del partido oficialista que no quieren que Maximiliano Dávila sea extraditado a EEUU hacen sospechar  que quieren encubrir algo o a alguien.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial