Salvador Ramos: El tirador de Texas anunci en Facebook 15 minutos antes que iba a atacar un colegio

EEUU Un joven mata a 19 nios y dos profesoras en un tiroteo una escuela de Texas Tirador El periplo salvaje de Salvador Ramos, el adolescente autor de la matanza en Texas Un joven de 18 aos, empleado en un local Wendy’s, humillado por sus compaeros de clase por el tipo de ropa que llevaba, por ser tartamudo, por provenir de un hogar pobre, irrumpi en una clase de nios pequeos en una escuela de primaria de su pueblo, Uvalde, en Texas, y acab con la vida de 19 estudiantes y dos profesoras, causando la mayor matanza de su tipo desde el tiroteo en Sandy Hook, Connecticut, en diciembre de 2012, hace casi una dcada, donde murieron 20 nios y cinco adultos.Como hizo entonces aquel tirador de 20 aos, Salvador Ramos dispar primero a un familiar -a su abuela de 66 aos, en la cara y que est en estado crtico- y sali en direccin al colegio Robb Elementary de la pequea localidad de 16.000 personas -unos 140 kilmetros al este de San Antonio- donde haba cursado estudios para descargar su furia y disparar contra todo el que le saliera al paso. Lo que resulta aterrador es que anunci la masacre por Facebook. Segn ha informado el Gobernador de Texas, Greg Abbott, hoy en rueda de prensa, public una serie de posts en la citada red social. En el primero de ellos se poda leer: «Voy a disparar a mi abuela». Para despus continuar diciendo: «Dispar a mi abuela». En el tercer y ltimo mensaje, unos 15 minutos antes, lleg el aviso de la matanza: «Voy a disparar en una escuela primaria».Segn Abbott, la mujer sobrevivi y llam a la polica, el tirador huy en un vehculo y tuvo un accidente a las puertas del colegio y, entonces, se dirigi a su interior. Ramos fue disparado por un oficial de la Patrulla Fronteriza de EEUU.Treinta fatdicos minutos resisti dentro de la escuela antes de que la polica local pudiera abatirle y acabar con la «carnicera», como la describi horas despus el mismo presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Los primeros agentes desplazados hasta el centro educativo de clara mayora hispana -unos 500 estudiantes asistan a clases todos los das- comenzaron a romper ventanas para tratar de salvar la vida de otros alumnos antes de poder entrar en el aula y detener a Ramos. No pudieron evitar la masacre en una sala llena de menores, la mayora de 10 aos de edad, cuarto grado de primaria, todos ellos identificados. Xavier Lpez, de 10 aos, «era divertido, nunca serio y con una gran sonrisa», segn le describa su madre, Felicha Martnez, en una entrevista con el diario The Washington Post. Amerie Jo Garza, tambin de 10 aos, ya est «de camino al cielo con los ngeles all arriba», como escribi su padre, Angel Garza, en su cuenta de Facebook. Uziyah Garca era un nio «lleno de vida», un gran chico que amaba cualquier cosa con ruedas, segn el recuento de su familia. Y as hasta 19 nios. Ramos, un estudiante del instituto, lleg a su antiguo colegio conduciendo una pickup de gran tamao que estrell y dej tirada en una zanja cercana antes de entrar al recinto escolar. Sus motivos no han quedado claros pero las burlas constantes en el colegio durante aos, unidas a una infancia complicada, marcada por la drogadiccin de su madre, pueden estar detrs de su trgico final. Un ex compaero de clase del tirador ha confirmado que era vctima de bullying constantemente y que «se rean mucho de l». Por su jefe en el Wendy’s, la cadena de hamburgueseras, se sabe que era un joven muy introvertido, muy dado al silencio y a interactuar poco con sus compaeros de trabajo. «Se perciba como una clase de persona callada, que no dice mucho. Realmente no socializaba con los otros empleados», afirm Adrin Mendes. «Simplemente trabaj, le pagaron y vino a buscar su cheque».Es un perfil similar al que describen los estudiantes del instituto de Uvalde, al que haba dejado de asistir con frecuencia. «Casi nunca vena», dijo a la cadena CNN un amigo que no quiso ser identificado, pero al que Ramos envi una foto con las armas semiautomticas que ya tena en su posesin. A ese respecto se ha confirmado que el tirador aprovech su cumpleaos nmero 18 para comprar dos rifles de asalto. «Es lo primero que hizo cuando cumpli 18», declar el senador estatal, Ronald Gutirrez. Las armas las compr a travs de un vendedor autorizado, de acuerdo al informe de los Rangers de Texas.Un testigo, Adolfo Hernndez, explic que su sobrino estaba en una clase cercana cuando Ramos empez a descargar tiros. «Fue testigo de cmo le dispararon en la cara a su pequeo amigo», dijo. «Le dieron en la nariz y sencillamente cay al suelo, y mi sobrino se qued destrozado». IndignacinLa de Uvalde es la ensima matanza en lo que va de ao en Estados Unidos. Hacen tan solo 11 das se registr la anterior de gran envergadura, cuando otro joven de 18 aos entr en un supermercado de Buffalo, Nueva York, en una zona de alta concentracin de afroamericanos, y mat a 10 personas e hiri a otras tres, en un crimen con motivaciones racistas. Tal es la indignacin por este debate siempre abierto en EEUU, que el ex congresista demcrata Beto O’Rourke interrumpi indignado la rueda de prensa de Abbott, en la que tambin estaban presentes los senadores Ted Cruz y John Cornyn. «Esto es completamente predecible», grit O’Rourke -actual candidato a la gobernacin-. O’Rourke fue escoltado hasta la salida.El demcrata Beto O’Rourke en la rueda de prensa.AARON M. SPRECHEREFEVisiblemente afectado y cansado de lidiar con situaciones ya comunes en el da a da de los estadounidenses, el presidente Biden pidi enfrentarse al lobby de la industria de las armas tras la matanza de Texas. «Por qu aceptamos vivir con esta clase de masacres? Por qu dejamos que esto siga sucediendo? Es hora de que transformemos este dolor en accin», dijo en un mensaje a la nacin. Biden, que regresaba de un viaje de 17 horas de avin desde Asia, no ocult su hasto. «Otra masacre en un colegio de primaria de Texas. Nios preciosos, inocentes», indic visiblemente emocionado. «Estoy harto y cansado de esto. Tenemos que actuar. Y que no me digan que que no podemos tener un impacto en estas carniceras», adems de reclamar «coraje» para enfrentarse a la poderosa industria de las armas y sus beneficios multimillonarios. El presidente estadounidense se pregunt «por qu esta clase de matanzas casi no suceden en ninguna otra parte del mundo. Por qu?», naciones donde tambin existen los «problemas mentales, las disputas domsticas, donde la gente est perdida», pero que no tienen que lidiar con estas situaciones de forma tan frecuente como en la primera potencia mundial. «Perder un hijo», seal, «es como si te arrancaran el alma, un agujero en el pecho que sientes que te traga y del que no puedes salir, que te sofoca». Biden record la masacre en el colegio Sandy Hook de Connecticut hace casi 10 aos. Desde entonces, seal, se han producido 900 tiroteos en colegios, enviando un claro mensaje a los legisladores para actuar y endurecer las leyes de venta de armas a nivel federal. Desde el avin presidencial, Biden orden que ondearan la banderas a media asta por las vctimas, una tragedia que provoc la reaccin inmediata de la vicepresidenta, Kamala Harris. «Ya basta», indic la californiana. «Nuestros corazones se siguen rompiendo. Tenemos que actuar», en la misma lnea que el presidente. Conforme a los criterios deThe Trust Projec.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial