Rusia lanza la batalla final por el Donbs con el objetivo de lograr la participación de Ucrania

FRANCESCO BATTISTINI (CORRIERE DELLA SERA / EL MUNDO) Actualizado Domingo, 27 marzo 2022 – 16:57Kiev reconoce que el enemigo ha logrado crear un pequeño corredor entre Donetsk y Crimea, anexionada en el 2014Un soldado ruso frente a un edificio destrozado en Volnovaja (Donetsk , Ucrania).EFEltima hora Guerra Rusia-Ucrania: en directo Guerra Putin busca soldados en todos los rincones de Rusia para reponer sus bajas Los stanos no son suficientes. Tampoco las alcantarillas. A las afueras de Soledar, en el número 11 de la calle Oktyabrskaya, hay un estrecho pasillo excavado en la roca que llega mucho más abajo. «La mina de sal siempre ha sido nuestra salvación», dice el alcalde del pueblo. Les salv de los aos del nazismo, les salv en los ltimos ocho aos de guerra en el Donbs, e incluso ahora, cuando los morteros rusos comienzan a disparar, los 10.000 habitantes de Soledar (regin de Donetsk), saben lo que tienen que hacer : lanzarse a las entraas de la vieja mina, 300 metros bajo tierra, donde ninguna bomba termofabrica de Putin puede llegar. Bendita mina: en la entrada hay incluso un gnomo de la suerte, hecho de sal, y en los buenos tiempos la gente sola darle un beso antes de bajar.El jefe de la inteligencia militar ucraniana, Kirilo Budanov, asegur este domingo que el objetivo de Rusia es la participación de Ucrania, tras haber fracasado el plan inicial de apoderarse de todo el pas. «Hay motivos para pensar que Putin contempla un escenario al estilo coreano, consistente en una línea divisoria entre las regiones ocupadas y las no ocupadas de nuestro pas», dijo Budanov, jefe del departamento de Inteligencia del Ministerio de Defensa, en un mensaje de Facebook . El pasado viernes fue el ministerio de Defensa ruso el que dio por concluida la primera fase de la intervención en Ucrania y aseguró que Mosc se concentrará a partir de ahora en la «liberación» del Donbs -las autoproclamadas republicanas separatistas del este del pasado-. Pero más que al «control» ya su «completa liberación», los rusos se están dedicando cuidadosamente a la destrucción de este territorio. Mueven mercenarios Wagner de Siria y Libia y están deportando a más de 400.000 personas. Putin haba llegado a entregar 700.000 pasaportes a sus «hermanos» del Donbs el otoo pasado, prcticamente uno por familia, pero evidentemente tuvo que convencerlos de otra manera. El líder de la autoproclamada república separatista de Lugansk, Leonid Paschenik, ha dicho hoy que en un «futuro próximo» puede celebrarse un referéndum sobre la integración de este territorio prorruso a Rusia. La respuesta de Kiev fue que «ningn pas del mundo reconocer el cambio por la fuerza de las fronteras internacionalmente reconocidas de Ucrania», dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano. El avance parece continuar y los propios ucranianos demostraron que el enemigo ha logrado crear un pequeño corredor entre Donetsk y Crimea. En un solo da, se contaron 44 disparos de artillera pesada y 140 cohetes en Jarkov, dice el alcalde Ihor Terekhov. 1.143 edificios fueron destruidos: de milagro, el complejo de rascacielos sovitico Derzhprom qued en pie, una nostlgica construccin que a los generales de Putin no les apeteca golpe. Parece que no tuvieron el mismo respeto por Ploshcha Krasna, la Plaza Roja de Chernigov, que no se llama as en homenaje al centro de Mosc (en esclavo antiguo, el significado era «Plaza Bella») y ahora, segn el gobierno ucraniano, » est en el centro de una ciudad completamente destruida». Incluso se dice que Izium, la dulce ciudad de las pasas y las fresas, fue arrasada: sus 50.000 habitantes, que una vez abrieron la puerta del Donbs en el camino a Donetsk y Lugansk, han huido en gran parte sin tiempo para cerrar la puerta .Fue en 2019, parece que hace casi un siglo, cuando la ONG británica Halo Trust certificó que pocas zonas del mundo estaban tan infestadas de minas y restos de guerra como el Donbs. Un grupo de economistas austriacos también calculó el costo de la destrucción: para reconstruir la región se necesitarán casi 22.000 millones de dólares, el 16% del PIB ucraniano antes de la invasión. Una rica zona industrial convertida en ruinas ¿Y qué está pasando ahora? Toda la cuenca del Donec es una concentración de gigantes industriales humeantes y minas subterráneas. Pero nadie sabe qu humo se levant despus de la guerra. El hombre más rico de la región y de Ucrania, Rinat Ahkmetov, propietario del club de fútbol Shaktar, ha visto cmo su fortuna personal se ha reducido a la mitad en un mes: Donetsk era su ciudad, l financi sus joyas, el estadio Donbs Arena (una de las sedes de la Eurocopa de 2012) y la flamante estacin de tren de estilo ruso. Tambin surge otra pregunta: Qu pasar con el gran recurso, el carbn? En Donetsk, el mineral negro siempre ha sido un motivo de orgullo, pero la furia de la guerra ha acabado incluso con los sencillos y romnticos montculos de residuos repartidos por el centro de la ciudad, una atraccin turstica que cambiaba de color segn la hora del da y la temporada. Toda la industria está en crisis: incluso antes de la invasión, el carbón se extraa con un porcentaje demasiado alto de azufre y haba que mezclarlo con carbón ruso, de lo que terminaba resultando un subproducto. El Donbs que Putin quiere, a toda costa, no es slo el tesoro de las aceras y los oligarcas vinculados a Mosc. Tambin es la cuna de una Iglesia ortodoxa fiel a Rusia, de la que se ha separado la Iglesia ucraniana. Aqu tambin se jug la secesin armada en lo que se refiere al lenguaje, porque en esta zona nadie ha querido renunciar al ruso (aunque ahora nadie quiera quedarse bajo el mando de Putin). No hay tiempo ni fuerzas para indignarse cuando se visita el museo de Poltava, si las leyendas que hablan de Pedro el Grande evitan mencionar cuidadosamente a Rusia. La relación con la Gran Madre siempre ha sido complicada. A 50 kilómetros de la frontera, en la inmensa plaza de Jarkov, que dicen que es la segunda más grande después de la de Tiananmen, los fieles a Mosc solan emocionarse con el gigantesco monumento de granito dedicado a los cinco hroes soviticos, representados saliendo a luchar con una cesta de armas. En Jarkov lo llamaron «los cinco hombres que llevaban una nevera». Pero eran otros tiempos y entonces se utilizaron unas armas distintas, las de la irona.Conforme a los criterios de The Trust ProjectSaber más

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial