Un robotaxi atropella a una mujer y la empresa no revela el video del choque por una mala conexin a Internet




Publicado:
29 ene 2024 00:07 GMT

Reguladores estadounidenses aseguran que la compaa de vehculos autnomos Cruise haba tergiversado la informacin y ocultado detalles del accidente, que dej con mltiples y graves lesiones a una peatona.
El pasado 2 de octubre, Cruise, la empresa de vehículos autónomos de General Motors, se vio involucrada en un accidente en el que una peatona resultó gravemente herida por uno de sus taxis robóticos, y por el cual el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV, por sus siglas en inglés) suspendió su licencia para operar en el estado.Un día después del incidente, el regulador y otros funcionarios gubernamentales se reunieron con representantes de Cruise, quienes, al parecer, compartieron videos de deficiente calidad que impedían ver con claridad la colisión. El DMV determinó que estaban tergiversando la información y ocultando detalles del material audiovisual, pero la empresa rechazó las acusaciones.Para aclarar los hechos y determinar si sus ejecutivos habían engañado a los funcionarios, Cruise contrató a la firma de abogados Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan, que esta semana reveló sus conclusiones en un extenso informe, analizado por el medio The Verge.

Según el bufete, los representantes de Cruise «reprodujeron o intentaron reproducir las imágenes», pero varios «problemas de conectividad a Internet probablemente les impidieron u obstaculizaron ver el video completo de forma clara». «La evidencia revisada hasta la fecha no establece que los líderes o empleados de Cruise intentaran engañar u ocultar intencionalmente a los reguladores los detalles del accidente del 2 de octubre. En cambio, trataron de mostrar el video completo del accidente de buena fe, pero con distintos grados de éxito debido a problemas técnicos», subraya el documento.Sin embargo, también concluye que la empresa no reveló explícitamente que una peatona había sido arrastrada varios metros por uno de sus vehículos, esperando que la grabación «hablara por sí sola». Además, las imágenes y videos no fueron compartidos en su totalidad y con claridad con los reguladores hasta semanas después del accidente. Entre tanto, Cruise, en su narrativa, se encargó de minimizar el papel de su propio vehículo en la lesión de la mujer atropellada.Quinn Emanuel Urquhart & Sullivan calificó este enfoque de «fundamentalmente erróneo», «pasivo» y «no transparente», asegurando que refleja «un liderazgo deficiente en los niveles más altos de la compañía». Además, la acusó de haber actuado frente a los entes gubernamentales bajo la mentalidad de «nosotros contra ellos».»No hemos logrado estar a la altura»Cruise se refirió este jueves a los hallazgos de la investigación y manifestó que «acepta las conclusiones» y que actuará según todas sus recomendaciones. «Reconocemos que no hemos logrado estar a la altura de las expectativas justificables de los reguladores […] Estamos profundamente arrepentidos», señaló.La compañía informó que ha realizado «importantes mejoras» en sus procesos y cambios operativos y técnicos. Nueve personas abandonaron la empresa, incluidos altos cargos, y personal experimentado de General Motors se ha vinculado a su equipo legal para establecer «procesos más sólidos y transparentes».El 2 de octubre de 2023, una mujer que cruzaba una calle en San Francisco fue atropellada por un coche conducido por un individuo que más tarde huyó de la escena. El impacto causó que la peatona golpeara el capó y cayera al carril contiguo, por donde se desplazaba un robotaxi de Cruise. Este último frenó para minimizar el impacto, pero terminó pasándole por encima. Rescatistas que llegaron a la escena encontraron a la mujer debajo del eje trasero izquierdo del vehículo. Se requirió de herramientas manuales e hidráulicas para sacarla y resultó con múltiples lesiones traumáticas, detalló en ese entonces el medio local SFGate.