Reparto de papeles en Buckingham Palace



Carlos III delegar en los actos oficiales en el prncipe Guillermo y en su hermana, la princesa Ana, mientras sigue el tratamiento del cncer iniciado esta semana y al menos hasta el mes de marzo. Pese al reparto de papeles de cara al pblico, el monarca britnico seguir «desempeando sus deberes de Estado», segn el palacio de Buckingham, incluidas sus reuniones semanales con el primer ministro, Rishi Sunak.El rey se dej ver por primera vez desde su diagnstico a bordo del coche oficial y se traslad ayer junto a la reina Camila a la residencia de Sandringham. Antes, mantuvo un encuentro en Clarence House con el prncipe Harry, que viaj urgentemente desde California al conocer la noticia. El prncipe Guillermo no ha querido por su parte reunirse con su hermano, ni tiene aparentemente planes para aprovechar su visita para una reconciliacin familiar.Guillermo reaparecer el mircoles en Windsor en un acto de investidura tras su retirada temporal de la vida pblica para atender a su familia por la convalecencia de Kate Middleton por su operacin abdominal. El prncipe de Gales, de 41 aos, asistir por la noche a una gala para recaudar fondos para las ambulancias areas en Londres y tiene previsto suplir a su padre en los actos pblicos en las prximas semanas.La princesa Ana ya dio el primer paso el martes con su asistencia a una investidura en Windsor que figuraba inicialmente en la agenda de Carlos. Ana fue precisamente la integrante de la familia real ms activa durante 2023, con su asistencia a 457 actos oficiales, ms que el propio rey.El monarca, de 75 aos, recibir regularmente un tratamiento no especificado in situ que no requiere visitas diarias al hospital, de ah su traslado a la residencia de Sandringham, donde piensa seguir despachando los maletines rojos y ejerciendo las funciones burocrticas de su cargo.Carlos confa en poder despachar regularmente con su consejo privado y en mantener encuentros cara a cara, aunque sus entrevistas semanales con Sunak posiblemente sern por videoconferencia. El propio Sunak declar a la BBC que se mantiene en contacto constante con el rey y anticip incluso que el cncer de Carlos III «ha sido detectado a tiempo».El primer ministro no especific qu tipo de dolencia padece el monarca, aunque fuentes cercanas a la Casa Real descartaron inicialmente que se trate de un cncer de prstata. El diagnstico lo recibi a raz de su intervencin por un agrandamiento «benigno» de la prstata a finales de enero en The London Clinic, el mismo hospital en el que estuvo ingresada durante dos semanas Kate Middleton.GRAN INQUIETUD POPULARLos problemas de salud del rey y de la princesa de Gales han provocado una gran inquietud entre los britnicos y han creado una situacin muy compleja en la familia real, agravada por el exilio californiano de Harry por el Megxit y por la suspensin de la funciones reales del prncipe Andrs por sus vnculos con Jeffrey Epstein.El viaje relmpago desde California de Harry provoc ayer un revuelo meditico, y ms teniendo en cuenta que llevaba nueves meses sin verse con su padre. Harry lleg a Clarence House en una comitiva oficial y pudo encontrarse con Carlos despus del almuerzo (tambin estuvo visitando al monarca la princesa Beatriz).Pese a mantener el ttulo de duque de Sussex, Harry fue suspendido hace tres aos de sus funciones reales. El duque de Sussex es an sin embargo tcnicamente consejero de Estado. En el caso de que Carlos III tuviera que renunciar temporalmente a sus funciones por enfermedad, podra delegar por una patente real en dos o ms consejeros de Estado.Adems de la reina Camila, el rey podra designar a los cuatro adultos mayores de 21 aos en la lnea de sucesin. Un cambio introducido recientemente en la Ley de Regencia de 1937 ha permitido incluir en la lista a la princesa Ana y al prncipe Eduardo, el hermano menor de Carlos, que tambin podr representarle en las prximas semanas.Un portavoz del palacio de Buckingham confirm que «varios de los prximos compromisos pblicos del rey tendrn que reorganizarse o posponerse». El comunicado oficial sostiene que el monarca afronta su tratamiento con una actitud «completamente positiva», aunque su ex secretario de comunicaciones, Julian Payne, advierte que debe sentirse «profundamente frustrado» por tener que replegarse temporalmente, dada su propensin a estar permanentemente ocupado.La primera foto de Carlos tras su diagnstico sirvi aparentemente para aplacar la preocupacin de los britnicos por su estado de salud. Fuentes cercanas al palacio de Buckingham aseguraron a The Daily Telegraph que el rey se encuentra «en su buena forma habitual, aunque un poco frustrado por cmo su condicin ha afectado a sus propios planes y a los de otros».Robert Hardman, autor de Carlos III: nuevo rey, nueva corte, advirti en declaraciones a la BBC que la ausencia de Carlos en actos pblicos ser seguramente ms larga de lo pblicamente reconocido: «Imagino que probablemente no le veremos an el segundo lunes de marzo en la abada de Westminster, para la celebracin del Da de la Mancomunidad de Naciones».