Nikki Haley: la lder de la resistencia frente al trumpismo empedernido



Pablo Scarpellini Los ngelesActualizado Mircoles,
24
enero
2024

18:36Pocos minutos llevaban abiertos los colegios electorales en New Hampshire cuando su equipo se apresur a mandar un comunicado. «No nos vamos a ninguna parte», escribi Betsy Ankney, su mnager de campaa, citando a los votantes para la prxima gran estacin en estas atpicas primarias del Partido Republicano: Carolina del Sur. Poco despus, la misma candidata, Nikki Haley, refrend el mensaje. «Esto es un maratn, no un esprint», indic ante un grupo de periodistas.Queda claro que la ex embajadora de Estados Unidos ante la ONU no tiene intencin alguna de tirar la toalla, por muy negro que sea el camino que le auguran las encuestas frente al favorito indiscutible en la carrera: Donald Trump. Y en esa determinacin y coraje puede radicar el montante final de su botn.Haley, de alguna forma, ya ha ganado. No importa que el abismo se antoje insoslayable tras lo visto en Iowa y New Hampshire. Hace pocas semanas era una ms entre una nube de aspirantes a desbancar el populismo del ex presidente, y hoy es la lder de la resistencia frente al trumpismo empedernido, «The last one standing», como ella misma recalc. Su cara y su nombre suenan con cada vez ms fuerza en los rincones donde se decantan las elecciones y su discurso empieza a calar entre los conservadores moderados y los nostlgicos del viejo orden del partido. «No soy ni de extrema derecha ni de extrema izquierda. Ella (Haley) est un poco a la derecha, pero mucho ms cerca del centro que cualquiera de las otras opciones», deca una de las votantes a la agencia AP a las afueras de un centro comunitario en New Hampshire.Si no es ahora, puede que surja otra oportunidad de encontrar una va hacia la Casa Blanca. Tiempo tiene. Sus 52 aos son una baza a favor que ha esgrimido con acierto de forma reiterada en campaa, poniendo en entredicho la capacidad de «dos octogenarios» -Joe Biden tiene 81 aos y Trump cumplira 80 durante su segundo mandato- para dirigir el pas. Hace tres das cuestion la salud mental de su rival republicano tras confundirla con Nancy Pelosi.Presume, adems, de haber roto unos cuantos moldes, un factor casi imprescindible en los tiempos que corren para alejarse del viejo establishment poltico. Con slo 32 aos logr derrotar al veterano Larry Koon en las elecciones a la Cmara de Representantes estatal, un poltico que llevaba ms de 30 aos aferrado a su puesto. Seis aos ms tarde logr hacer historia en las elecciones a gobernador. La hija de la nica familia de inmigrantes de la India en el pueblo donde naci, Bamberg, se hizo con el cargo, la primera gobernadora perteneciente a una minora en conseguirlo y la ms joven en Estados Unidos en ese momento.Curiosamente, fue Trump el hombre que la nomin para el cargo de embajadora de EEUU en la ONU en 2016 y miembro del Consejo de Seguridad. Ahora lo percibe como un peligro para el pas y una decepcin para sus compaeros de partido, culpable de haber instigado el asalto al Capitolio en enero de 2021. «No podemos dejar que eso vuelva a suceder», dijo entonces. Interesante tambin es que su nombre sonara como potencial candidata a vicepresidenta en 2016 como compaera de frmula del hombre que ahora trata de derrotar en las urnas.Haley, madre de dos hijos, se considera una patriota, «bendecida por poder vivir en Estados Unidos». Est casada con un veterano de guerra que sirvi en Afganistn en 2013, Michael Haley, y encaja con una parte del ideario republicano tradicional. Es contraria al aborto, defiende el derecho a tener y portar armas y est a favor de que los inmigrantes lleven documentacin encima para verificar su estatus legal en todo momento. Al mismo tiempo admite que cree en el cambio climtico -pese a que estuvo a favor de abandonar los acuerdos del clima de Pars bajo la presidencia de Trump- y que fue una demcrata quien la inspir a lanzarse a la carrera poltica: Hillary Clinton.Su nmero dos en la gobernacin del Estado fue otro demcrata, Yancey McGill, y en verano de 2015 firm una ley para retirar la polmica bandera confederada de las oficinas del Capitolio de Carolina del Sur tras la masacre cometida en 2015 por un supremacista blanco en una iglesia metodista africana de Charleston. Dijo que nadie tiene derecho a sentir dolor al pasar por delante de una bandera.Aqu, en este particular planeta estadounidense, Haley es percibida como una opcin de centroderecha, una frmula con la que an confa en evitar la segunda parte de un duelo que nadie quiere que se repita: Biden vs Trump.