Los decisivos comicios en una regin espaola que pueden dar un cimbronazo a la poltica nacional




El Partido Popular, cuyo lder fue presidente de Galicia durante casi 13 aos, es quien ms se juega en esta cita con las urnas.
La campaña electoral para las elecciones en Galicia, que se celebrarán el próximo 18 de febrero, empezó a la medianoche del jueves. Aunque se trata de una cita regional, sus implicaciones pueden extender su sombra a toda la política nacional de España.Se trata de la primera cita con las urnas que vivirá el país este año, antes de la que se celebrará en el País Vasco. Luego, en junio, serán los comicios para el Parlamento Europeo.La elección regional, además, será el primer test al que se enfrentarán las fuerzas políticas después de las elecciones generales, que culminaron con la nueva investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno el pasado mes de noviembre.El examen del Partido PopularQuien más se juega en esta ocasión es el conservador Partido Popular (PP). A nivel nacional fue el partido más votado el pasado 23 de julio, pero no consiguió gobernar, al contar con el único apoyo de la ultraderecha de Vox y el rechazo del resto del arco parlamentario.El presidente del PP es Alberto Núñez Feijóo, que aterrizó en Madrid en abril de 2022, después de que la cúpula de su partido defenestrara a su antecesor, Pablo Casado. El político, además, presidido Galicia durante casi 13 años y cuando marchó a Madrid, dejó en su lugar a su vicepresidente, Alfonso Rueda.Que el prestigio y la imagen pública de Feijóo está en entredicho lo avala que tanto él como otros altos dirigentes de su formación se prodigarán profusamente durante esta campaña en tierras gallegas. La clave nacional es clara para los populares, que no están tocando apenas los temas regionales y riegan sus discursos de mensajes sobre la polémica ley de amnistía para el ‘procés’ catalán, o de críticas directas a Pedro Sánchez. Una victoria en esos comicios podría, por otra parte, dar un espaldarazo al liderazgo de Feijóo, ya tocado por su intento fallido de investirse presidente del Gobierno español.El PSOE de observadorPor su parte, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no se juega prácticamente nada en esta cita. Desde 1990 Galicia ha estado gobernada por el PP, menos en el lapso de 2005 a 2009, cuando el socialista Emilio Pérez Touriño encabezó un Gobierno regional gracias al apoyo del Bloque Nacionalista Gallego (BNG).Salvo que sus resultados sean pésimos, apenas tiene puntos que perder. En cambio, sí podría sacar rédito, en el caso de que el escrutinio le dé la potestad de alzar al BNG al Gobierno autonómico.La gran esperanza del BNGLa sorpresa la está protagonizando el BNG, un partido progresista de corte nacionalista, al que las encuestas sitúan en la segunda posición.Ya estuvieron en el Gobierno de la mano de Pérez Touriño, pero ahora aspiran a ser ellos quien encabecen el Ejecutivo regional.¿Quiénes son los candidatos?El PP presenta al actual presidente gallego, Alfonso Rueda, que se medirá por primera vez ante las urnas. Hasta ahora se ha caracterizado por un perfil bajo, lejos del carisma que le atribuían a su predecesor.El BNG postula a Ana Pontón, que en los últimos tiempos ha conseguido que su formación despegue en la intención de voto, aupándola hasta sus mejores resultados en 2020, si bien a costa del Partido Socialista Galego (PSG) y de la desintegración de las Mareas que impulsó Podemos la década pasada. Se trata de la política mejor valorada.Por su parte, el PSG tiene como candidato a José Ramón Gómez Besteiro, que actualmente es diputado en el Congreso nacional por la provincia gallega de Lugo. Se trata de un viejo conocido de la política local, en la que ha estado encadenando cargos públicos y políticos desde 1999, como concejal del Ayuntamiento de Lugo o presidente de la Diputación de la provincia del mismo nombre, entre otros.Mucho más desdibujados están el resto de candidatos: Marta Lois por Sumar, quien hasta ahora fungía como portavoz de la formación en el Congreso de los Diputados; la desconocida Isabel Faraldo, que presenta la coalición Podemos-Alianza Verde; y Armando Ojea, de Democracia Ourensana, que en los anteriores comicios cosechó un único diputado regional.EncuestasLa mayoría de encuestas publicadas durante las últimas semanas dejan al Partido Popular al borde de la mayoría absoluta, algo que le es imprescindible para poder continuar gobernando, puesto que el partido ultraderechista Vox, en Galicia, no ha conseguido nunca representación parlamentaria.

La alternativa sería una coalición progresista encabezada por el Bloque Nacionalista Galego (BNG), que contaría con el apoyo del PSG y con otras fuerzas minoritarias, que podrían lograr uno o más escaños.La amnistía para tapar los microplásticosSegún se ha visto en las últimas jornadas, el PP intenta centrar el debate en la amnistía, una cuestión nacional, con la intención de evitar el debate en torno a la gestión de la Xunta -el Gobierno regional-, que se ha puesto en entredicho con la crisis de los pélets.Así es como se ha conocido un reciente vertido de microplásticos que ha invadido las aguas y las costas gallegas en el último mes, causando un gran impacto ambiental en una región que depende en un buen porcentaje de su PIB de la pesca y la marisquería.La gestión de este trance se sospecha que ha empujado a la baja las posibilidades de Rueda de reeditar su cargo, lo que ha motivado que Galicia se enfrente a las elecciones más reñidas de los últimos tres lustros, con un resultado que se atisba incierto. No obstante, lo que está claro es que lo que salga de las urnas influirá decisivamente en el destino del líder del principal partido de oposición en España.