El Gobierno golpista de Mal prohbe toda actividad poltica de partidos y asociaciones




El Gobierno de Mal, bajo el mando del coronel Assimi Gota, aprob este mircoles un decreto que establece la suspensin hasta nueva orden y en todo el territorio nacional de las actividades de los partidos polticos y de las asociaciones de carcter poltico. El Ejecutivo de transicin justifica dicha decisin por razones de seguridad y de orden pblico y la adopta apenas diez das despus de que ms de 80 partidos y colectivos de la sociedad civil reclamaran la celebracin de elecciones presidenciales en el plazo ms breve posible, algo que las autoridades malienses, que llegaron al poder mediante un golpe de Estado en 2020, rechazan de plano.El decreto, que ha generado un fuerte debate en la sociedad maliense, fue anunciado a la opinin pblica en rueda de prensa por el ministro de Administracin Territorial y portavoz del Gobierno, el coronel Abdoulaye Maga, quien acus a la clase poltica de debates estriles y de llevar a cabo acciones de subversin. Por todo ello, aadi, en un momento de desafos en materia de seguridad por la actividad de grupos armados yihadistas e independentistas tuaregs, es necesario instaurar un clima de serenidad a la espera de la apertura de un dilogo nacional.Los militares malienses llegaron al poder aupados por una gran movilizacin popular que se vio incluso reforzada por sus victorias militares con el apoyo de Rusia, su nuevo aliado internacional, como la toma de Kidal el pasado mes de noviembre de manos de los rebeldes tuaregs. Sin embargo, el incumplimiento de su promesa de organizar unas elecciones libres y transparentes para dejar el poder a los civiles, cuyo plazo expir el pasado 26 de marzo, y el recorte generalizado de derechos y libertades han comenzado a erosionar este sostn y cada vez ms voces se elevan para reclamar unos comicios.Uno de los opositores ms peligrosos para la junta militar es el influyente imam salafista Mahmoud Dicko, uno de los artfices de la movilizacin popular que en agosto de 2020 provoc la cada del entonces presidente Ibrahim Boubacar Keita y la subida al poder de los militares. Sin embargo, hoy su ruptura con Gota es total. Tanto Dicko, que se encuentra en Argelia desde diciembre, como sus seguidores se han lanzado desde hace meses a una campaa de denuncia de la corrupcin, el nepotismo y el mal gobierno de la junta militar que ha confiscado el poder. En respuesta, el Gobierno ilegaliz el pasado 6 de marzo a la Coordinadora de Movimientos, Asociaciones y Simpatizantes de Dicko (CMAS), mientras que la actividad del colectivo Sinergia de Accin por Mal, formado por unos 30 partidos bajo el manto del imam, fue prohibida en Bamako.Pero no estn solos. Ms de 80 partidos y asociaciones malienses exigieron el pasado 1 de abril a las autoridades mediante un comunicado crear las condiciones de una concertacin rpida e inclusiva para la puesta en marcha de una arquitectura institucional con el objetivo de organizar, en el ms breve posible, las elecciones presidenciales. Adems, amenazaban con recurrir a todas las vas legales y legtimas para la vuelta al orden constitucional. Asimismo, la Red de Defensores de Derechos Humanos de Mal record al presidente Gota que en junio de 2022 adquiri el compromiso de dejar el poder antes del 26 de marzo de 2024, promesa que no ha cumplido.A esta accin tambin se han unido jueces y fiscales reunidos en dos colectivos, que hicieron pblica otra nota de prensa en la que recordaban a las autoridades que desde el da 26 carecen de mandato o poder para representar a Mal y, adems, pedan a la junta militar que cesara en sus ataques contra las libertades pblicas, como la disolucin por decreto de la principal asociacin de estudiantes de Mal el pasado 13 de marzo. Pocos das antes, el coronel Alpha Yahya Sangar fue detenido tras publicar un libro en el que denunciaba los asesinatos y crmenes contra civiles cometidos por el Ejrcito maliense, como la masacre de Moura de 2022, en la que soldados y presuntos mercenarios de Wagner ejecutaron a unos 500 civiles y violaron a unas 60 mujeres y nias, segn un informe de Naciones Unidas.nete a EL PAS para seguir toda la actualidad y leer sin lmites.SuscrbeteMientras las libertades sufren un enorme desgaste en Mal, la situacin en sus pases vecinos donde tambin gobiernan juntas militares salidas de golpes de Estado en los ltimos tres aos no es mucho mejor. En Burkina Faso son moneda corriente las detenciones de activistas de derechos humanos y miembros de partidos polticos crticos con el capitn Ibrahim Traor para ser llevados a la fuerza a combatir contra los grupos yihadistas. En Nger, el depuesto presidente Mohamed Bazoum contina retenido por los militares y, en ambos pases, la actividad de colectivos de la sociedad civil y periodistas es sometida a un fuerte control.Tras subir al poder, los militares que gobiernan en Mal, Burkina Faso y Nger expulsaron a las tropas francesas de su territorio y se acercaron a Rusia como nuevo gran aliado. Asimismo, los tres gobiernos decidieron abandonar el G5 del Sahel y la Comunidad Econmica de Estados de frica Occidental (Cedeao). Al mismo tiempo, crearon la Asociacin de Estados del Sahel (AES) para aunar esfuerzos en la lucha contra los ramas sahelianas de Al Qaeda y Estado Islmico que desde hace ms de una dcada operan en sus respectivos territorios y que han provocado ms de 30.000 muertos y unos 3,8 millones de refugiados y desplazados internos, segn Acnur.Sigue toda la informacin internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.