‘De ac es imposible fugarse’: as es la megacrcel de Nayib Bukele en El Salvador



Cristian se quita la camiseta blanca rpidamente, como si estuviera acostumbrado a hacerlo con las manos esposadas. En su cuerpo se revelan una serie de tatuajes, entre ellos, dos figuras femeninas sobre su pecho y tres nombres: Jurissa, Ana y Sofa. Entonces, el director del penal salvadoreo lo empieza a describir: nombre entero, alias Catracho, del Barrio 18 Revolucionarios, donde era gatillero y est condenado a 76 aos de prisin por un delito. Despus viene una larga lista de antecedentes: homicidio agravado, agrupaciones ilcitas, violacin, tenencia y portacin ilegal de arma de fuego, feminicidio agravado. Algunos de esos cargos repiten ms de una vez.(En contexto:El Salvador: as es la crcel para 40.000 presos que inaugur presidente Bukele)

El directivo lee su prontuario y Cristian no sabe qu hacer, adnde mirar. Ese pandillero descripto como ultraviolento parece ahora un hombre dcil, con ojos de desconfianza, y algo pudoroso. Est parado contra una pared en este pabelln gigante, asptico, todava con aspecto a nuevo, lleno de militares y agentes armados y encapuchados, mientras es observado por una docena de periodistas de medios internacionales, entre ellos, LA NACION (del grupo Diarios de Amrica -GDA- y al cual pertenece EL TIEMPO).Cristian es uno de los presos del Centro de Confinamiento del Terrorismo (Cecot), una mole de concreto ubicada a una hora de San Salvador que mont el presidente Nayib Bukele para encerrar a los pandilleros que haban convertido a este pas en uno de los ms peligrosos del mundo y que su gobierno logr neutralizar con una poltica de mano dura que despert elogios y crticas dentro y fuera del pas. Cristian es tambin uno de los ocho presos que el director exhibe a los medios para mostrar los distintos perfiles de alto riesgo que, asegura, conforman las instalaciones.(Siga leyendo:El Salvador: as es por dentro la megacrcel en la que hay 12.000 pandilleros presos)Esta megacrcel de mxima seguridad es el smbolo material de la poltica de seguridad que hizo de Bukele el presidente ms popular de la regin, con ms del 90% de aprobacin entre los salvadoreos y reelecto por amplio margen en los comicios del domingo pasado, pero que tambin despert crecientes denuncias de violaciones a los derechos humanos.Todos sus detenidos, dicen, pertenecan a las pandillas Mara Salvatrucha 13 (MS-13) y las dos facciones de Barrio 18. Aqu estn los ms malos. Son psicpatas, socipatas, dice el director del complejo, que no revela su identidad, en una coreografiada recorrida por el predio. Son sujetos de alto perfil criminal. Cometieron delitos que durante aos han tenido en zozobra a los salvadoreos, explica el director con camisa blanca y gorra negra, ambos con el logo del Cecot, y barbijo blanco- para justificar lo que est mostrar cuando entre al mdulo 3, uno de los ochos edificios tcnicamente iguales en este predio gigante, cada uno con 32 celdas.

El Gobierno de El Salvador traslad a 2.000 supuestos pandilleros a una nueva prisin que tiene capacidad para unas 40.000 personas, segn inform el presidente Nayib Bukele

Foto:
FE/ Gobierno De El Salvador

Los presos estn blancos, incluso un poco amarillentos, porque no ven la luz del sol desde que entraron aqu; solo la luz brillante, artificial, que est prendida las 24 horas en este edificio gigante, con dos pisos: abajo estn las celdas y otras instalaciones para los presos; arriba, militares armados hasta los dientes vigilndolos a travs de unas rejas negras. El color de su piel contrasta con la tinta negra que en algunos casos inunda gran parte de sus caras y cuerpos, con dibujos, mensajes, nombres y, en general, la identificacin de la banda a la que pertenecan. La mayora estn flacos, muy flacos, y los que no lo estn, claramente bajaron de peso.Todos estn pelados o con poco cabello; los rapan aproximadamente una vez por semana. Estn parados con los brazos cruzados, o sentados en sus catres, sin decir palabra, con agentes frente a ellos recordndoles con su mera posicin que no deben correrse del comportamiento pautado. Todos miran al frente, algunos con mirada desafiante y otros, como abatidos. El mdulo es gigante, brilloso, con lneas amarillas en el piso que marcan el lmite a las personas ajenas a la crcel.

Foto:
Marvin RECINOS / AFP

El uniforme de los presos (los privados de la libertad, como dice el director) es todo blanco: remera manga corta, pantaln largo o bermudas y calzado tipo Crocs. En algunos casos, tambin medias.Para los salvadoreos que celebran el resultado del rgimen de excepcin la inmensa mayora en este pas-, que los presos estn blancos y flacos (como se ve en los videos que promociona el gobierno o que muestran los medios que pueden ingresar) es una seal de que los pandilleros ya no controlan los centros penitenciarios como antes, y lo festejan.(Puede leer:La crcel de Bukele: lo que hay detrs de la poltica de ‘mano dura’)El Cecot fue inaugurado por el propio Bukele el 31 de enero de 2023, diez meses despus de que comenzara el estado de excepcin vigente que se sigue renovado todos los meses, un rgimen que limita los derechos constitucionales y a travs del cual se detuvieron a ms de 76.000 personas en este pas de 6,3 millones de habitantes.No se sabe cuntos de esos detenidos estn presos en esta crcel ubicada en Tecoluca, una zona rural a 74 kilmetros de la capital, donde antes no haba nada. El director del complejo no lo dice, por motivos de seguridad, igual que la cantidad de agentes penitenciarios, policas y militares todos encapuchados para que se vea el mnimo de sus caras- estn desplegados en la megacrcel. S se sabe que la capacidad mxima en este penal cuyo terreno es del tamao de 236 manzanas, y su infraestructura, de siete estadios de ftbol, es para albergar 40.000 reclusos. Estn cerca de alcanzar ese lmite? Estamos trabajando para eso, contesta el director. Segn el comunicado de cuando se inaugur, ms de 600 soldados y 250 miembros de la Polica Nacional Civil complementaban al personal de agentes penitenciarios.

El Gobierno de El Salvador traslad a 2.000 supuestos pandilleros a una nueva prisin que tiene capacidad para unas 40.000 personas, segn inform el presidente Nayib Bukele

Foto:
EFE/ Gobierno De El Salvador

Aqu es imposible darse a la fuga. Hasta el momento, ningn preso que entr al Cecot sali: ni por conseguir la libertad ni por violar las estrictas normas de seguridad.

El complejo que es tan grande que uno no llega a dimensionarlo desde adentro- cuenta con 19 torres de control, un circuito de cmaras de vigilancia y cuatro muros alrededor de su permetro principal, todos con alambrado electrificado. El ms alto tiene 11 metros, ms tres de bollero, y el ms ancho, 60 centmetros de espesor. Segn los expertos, incluso podra chocar un coche bomba y sera difcil de derribar, apunta el director.Aqu es imposible darse a la fuga, dice, orgulloso. Hasta el momento, ningn preso que entr al Cecot sali: ni por conseguir la libertad ni por violar las estrictas normas de seguridad. Nosotros tenemos internos que van a pasar dcadas en el contexto de encierro , dijo.El ingreso al CecotDe afuera, el Cecot es imponente, sobre todo porque est en medio de la nada. Una gran estructura de hormign, con unas puertas grises debajo del logo de un crculo con tres rejas y el nombre del penal reciben a los visitantes junto a ocho militares. Antes de llegar aqu hubo que pasar dos especies de checkpoints en la ruta, uno de los cuales implic un frreo control a los hombres y la revisin de todos los vehculos y bolsos .Una vez adentro del complejo, la seguridad es similar o ms estricta- a la de un aeropuerto, con un detector de metales y una mquina de alta tecnologa para identificar si alguien ingresa algo adherido o dentro de su cuerpo, adems de un cacheo. Todo en un edificio grande, fro, tenso. Es el nico ingreso, el mismo por el que debe pasar el personal todos los das y los reclusos cuando ingresan, sin saber cundo saldrn. Van a pasar ac dcadas y dcadas, insiste el director, y comenta que algunos presos enfrentan, al sumar todas sus penas, condenas de hasta 700 aos.Una vez ingresado, cada recluso es asignado a una de las 256 celdas. All vivirn con hasta 79 presos, con miembros de sus mismas bandas o incluso con pandilleros enemigos. Sin embargo, en apenas ms de un ao desde que se inaugur el complejo, nunca hubo incidentes ni peleas, ni suicidios ni muertes-, dice el director, mientras muestra el armamento que tiene el personal para evitar esos episodios o intervenir su suceden: desde equipamiento de proteccin hasta un fusil T-65, que puede ser letal. Es para usar cuando est en riesgo la vida de una persona, pero todava no pas, seala.(Le recomendamos:Las impactantes fotos de miles de presos llegando a megacrcel de El Salvador)Antes de llegar a los mdulos, hay un amplio comedor para 250 personas, dormitorios, una zona con espejos como si fueran camarines, un rea con mesas de ping-pong y un gimnasio: es para el personal. Es oportuno agradecer la visin de nuestro presidente porque no solo pens en crear condiciones para tener en contexto de encierro de estos sujetos, sino tambin pens en generar condiciones dignas para todo el personal, dice el director.El contexto de encierro es el concepto central del Cecot: todo sucede dentro del mdulo donde estn. Van al bao en unos sanitarios montados en las mismas celdas y en el edificio tienen atencin mdica (como exhiben con un preso de muestra, a quien le toman el peso, la altura y los signos vitales, y con quien no se puede interactuar), las salas de audiencia judicial (donde participan de las citas de manera virtual y donde tambin hay una computadora donde, si el juez lo permite, pueden hablar con sus defensores), y un espacio para careos y notificaciones. Los presos no pueden recibir visitas de ningn tipo.Si quieren hacer actividad fsica tienen una sola opcin (calistenia, es decir, un entrenamiento con su propio peso personal), solo media hora por da, divididos en grupos, en el pasillo en medio de las dos filas de celdas. Dicen que habr talleres, pero por ahora solo hay charlas sobre rescate de valores.Una vez dentro del Cecot, no vuelven a salir. Todo se hace de manera interna, explica el directivo.(Le puede interesar: Colombiano viaj a El Salvador, lo sealan de pandillero y estara en megacrcel)

El Gobierno de El Salvador traslad a 2.000 supuestos pandilleros a una nueva prisin que tiene capacidad para unas 40.000 personas, segn inform el presidente Nayib Bukele

Foto:
EFE/ Gobierno De El Salvador

Hay una sola manera de dejar la celda comunitaria: un espacio de castigo para quienes cometen una infraccin. All estn solos, aislados, por hasta 15 das. Sin luz artificial, solo con un orificio de entrada de luz natural .Segn organismos de derechos humanos, desde que comenz el rgimen de excepcin, hubo ms de 200 muertes en los penales -ninguna en el Cecot-, adems de reportes de torturas y condiciones de hacinamiento. Adems, 7000 de los detenidos acusados por participar de agrupaciones ilcitas pandillas- luego fueron liberados sin pruebas y otros miles esperan en la crcel su carta de libertad, mientras no se presentan pruebas en su contra.(Adems:Petro dice que megacrceles de El Salvador ‘son campos de concentracin’)Categricamente, respetamos los derechos humanos, responde el director sobre este tema. Cada uno de los internos tienen un catre donde descansar, hay dos piletas de tamao regular donde se les almacena el agua para sus necesidades bsicas. Al costado, tienen dos sanitarios. Tienen todo los necesario para subsistir en un contexto de encierro, seala.Tienen acceso a los servicios bsicos de alimentacin, salud, y la parte importante: que se cumpla el debido proceso, agrega el director.Un da en la megacrcelLos presos se levantan a las 4 de la maana, para baarse; despus tienen una revisin mdica. Tienen tres comidas por da: a la maana y a la noche es frijol, arroz y un huevo duro; y al medioda, pasta y arroz, mientras tienen disponibilidad de agua todo el da. Deben comer con la mano. No les dan tenedores ni de plstico porque todo en mano de ellos se convierte en arma.A las 21 empieza la hora del silencio total. No se puede decir una palabra y cada preso debe irse a dormir en uno de esos catres de aluminio, fros, sin colchn, pero con una sbana. Solo hoy hicieron una excepcin. Son las 21.30 y los presos no estn durmiendo. Estn despiertos y expuestos para mostrar cmo funciona la megacrcel insignia del modelo Bukele.(Lea tambin:As duermen los pandilleros capturados en la ‘megacrcel’ de El Salvador)LA NACIN (ARGENTINA) / GDA