Bailarines prenden la pasión por el ballet tras la pandemia

Jorge Soruco / La Paz
Martha Orsi y Federico Mella son dos artistas de ballet clásico con más de una década de experiencia. Son también los primeros integrantes del ensamble Gala Internacional de Ballet que llegaron a Bolivia para encender la pasión por este arte después de dos años de inactividad.
“Para nosotros el ballet es tanto una pasión como un trabajo. El compartir este arte con la gente, mostrarles la obra de los grandes autores y la evolución de la danza es algo muy importante”, aseguró Orsi.
Los bailarines italianos son parte de un ensamble internacional que se presentará mañana en el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez (calle Genaro Sanjinés esq.  Indaburo). Serán dos funciones: la primera a las 17:30 y la segunda a las 20:00.
“Ésta es una experiencia muy especial. Estamos trabajando con artistas de distintas partes de Europa, puliendo nuestra interpretación de algunas de las piezas más influyentes”, agregó la bayadera de 26 años.
También puede leer: Matilde Casazola es declarada Doctora Emérita en México
El elenco interpretará piezas como el tercer acto del Lago de los Cisnes, Don Quixote, Las Mil y una Noches, Esmeralda y El Adagio de Giselle, entre otras. Orsi y Mella se encargarán de actuar en la última pieza.
Ambos llevan trabajando juntos desde hace varios años. Eso les permite tener excelente sincronía cuando están en los escenarios. “Somos buenos amigos, además de colegas. Eso es importante, ya que necesitas confiar en tu compañero”, consideró Mella.

Los bailarines ejecutan una parte de la obra “El cascanueces”Foto: Carlos Sánchez / Página Siete

El elenco formado por siete bailarines realiza una gira por diversos países de Latinoamérica. El recorrido comenzó en Brasil y en Bolivia se volverán a presentar en Cochabamba.
Una de las razones de las presentaciones es recuperar el interés en las actuaciones presenciales de ballet tras los dos años de encierro por la pandemia de Covid-19.
“Fue un periodo muy difícil para nosotros. No sólo por no presentarnos, sino porque fue muy complicado mantenernos en forma. Pasamos de trabajar y practicar en salones con espacio suficiente a tener que arreglarnos en nuestros hogares”, recordó Mella.
Por su parte, Orsi considera que este tipo de espectáculos ayuda a recuperar el ánimo después de lo ocurrido durante el encierro. “Es lo bello del arte: te presenta otros mundos y te permite dejar atrás los problemas, al menos por un momento”.
También puede leer: 45 obras y 29 espacios: el Fitaz vuelve y arma la fiesta
Asimismo, se piensa mostrar que el ballet clásico es una disciplina en constante evolución. Mella explicó que es un error separar radicalmente la danza clásica de la contemporánea, ya que ambas tienen mucho en común y, de hecho, se alimentan entre sí.
“El ballet no es algo del pasado. Incluso si te toca interpretar una de las piezas de los autores clásicos, los movimientos y los enfoques van evolucionando. Se trabaja en puestas en escena desde un enfoque contemporáneo”, agregó.
Los artistas también mostrarán que estos trabajos aún pueden ser disfrutados en una época de rapidez y atención dispersa. Para Orsi el ballet es, precisamente, el arte que logra capturar la atención de la audiencia.
“El baile permite a la audiencia conseguir un momento de relajación, conseguir una pausa en medio de la actividad frenética en la que vivimos. Quien acude a presentaciones como la nuestra puede dejarse llevar y no tener que estar atrapado por la rutina”, dijo.
Las entradas para las dos funciones se encuentran a la venta mediante la plataforma Super Ticket y en el teatro. El precio es de 430 bolivianos en el sector platino, 325 para platea y palco, 215 en anfiteatro y 110 en galería.   

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial