El City vence al Galáctico, pero deja la llave abierta – Deportes


Manchester City conquistó un triunfo “a medias” sobre un Real Madrid (4-3) que estuvo cerca de ahogar la fiesta de los ingleses en el Etihad Stadium, en la primera semifinal de la Liga de Campeones. Pese al triunfo del los Citizens la llave queda abierta para el cotejo de vuelta que se disputará el miércoles 4 de mayo en el Santiago Bernabéu, España.
El partido tuvo muchas acciones de peligro y el City tuvo la posibilidad de cerrar la llave con una mayor diferencia en el marcador, pero la falta de efectividad salvó al Merengue de una posible catástrofe, antes de jugar la vuelta.
El propósito del plantel de Carlo Acelotti era buscar el resultado desde el minuto inicial como lo hizo ante el Chelsea, cuando lo venció en el Stamford Bridge (1-3), pero el plantel español no “caminó”.
Además, recibió el gol más rápido en Champions que cayó como una “bomba” en un Real Madrid aletargado, lúgubre y perdido. Kevin de Bruyne, otra vez con espacio, colgó la pelota al área para anotar el 1-0. Diez minutos después (12) Gabriel Jesús estaba de espaldas, pero en dos toques se deshizo de un Alaba endeble. Encaró al meta Thibaut Courtois y firmó el 2-0.
El 2-1 surgió de una pelea de Luka Modric por el balón y un centro de Ferland Mendy al área y Karim Benzema, por delante de Oleksandr Zinchenko, hizo el descuento.
Cuando transcurrían los 53 minutos, un error en la salida de balón de Mendy, Fernandinho ganó la línea de fondo cual extremo y templó un centro que Phil Foden mando a dormir la pelota al fondo del arco (3-1).
Otro descuento llegó con Junior Vinícius, el brasileño explotó la debilidad de Fernandinho y lo rompió con un amago en el centro del campo. Salió con todo hasta el área, y no falló ante Ederson Moraes (3-2).
A los 75 del complemento, Kroos derribó a Zinchenko en la frontal del área, el árbitro dejó seguir, Bernardo Silva recogió la pelota y mandó la pelota al ángulo superior derecho del portero Merengue (4-2).
Cuando se jugaba los 82 minutos, Laporte tocó la pelota con una mano y el árbitro rumano Istan Kovacs sancionó penal para el Merengue. Benzema cobró la pena máxima y anotó el descuento ante el enfado de Pep Guardiola (4-3).

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial