Los 15 mil trabajadores transfronterizos de Gibraltar: «Vivimos en la incertidumbre desde el Brexit»



En la Espaa en blanco y negro, Jos Luis y su guitarra hicieron fortuna con su Gibraltar, espaol. La letra, que luego Karmele Marchante rescat en los inopinados concursos musicales de Slvame (Q.E.P.D.), rezaba «Gibraltar, Gibraltar, punta magna de todo espaol». Aquel hit del franquismo sirvi durante meses, hace unos aos, para animar las tardes de Telecinco ante una audiencia que poco o casi nada conoca de la vida diaria en torno a la ltima colonia que queda en pie en toda Europa.Porque lo comn es que, a medida que uno se aleja de la Verja, sea ms fcil formular estas proclamas identitarias sin mucho miramiento. Pero la realidad, como casi siempre, tiene matices.Este viernes, Fabin Picardo, ministro principal de la colonia britnica, se ha sentado por primera vez con el ministro de Exteriores, Jos Manuel Albares, y con su homlogo britnico, David Cameron, adems del vicepresidente de la Comisin Europea y encargado de las relaciones con Londres, Maro efovi.Las furgonetas dan la medida de la actividad econmica para la comarca»Si uno llega a las siete de la maana de un da cualquiera y se aposta en la frontera», justo donde se levanta el monumento al trabajador transfronterizo que dise Nacho Falgueras, «ver una hilera largusima de coches y furgonetas que diariamente entran al Pen; ah es donde se mide de qu hablamos cuando hablamos de lo que significa Gibraltar en la economa de la comarca», explica Manuel Triano, secretario del Grupo Transfronterizo que en los ltimos aos ha tratado de conciliar las posturas a ambos lados.»Fontaneros, carpinteros, repartidores de los productos frescos de las empresas alimentarias de la comarca… su economa depende de Gibraltar»

Manuel Triano Secretario del Grupo Transfronterizo»Si ya es difcil poner de acuerdo a patronal y sindicatos, imagina hacerlo con empresarios y sindicatos de ambos territorios», valora el tambin secretario general de CCOO en el Campo de Gibraltar.Todos esos coches, con esperas que segn el da pueden durar horas, son los 15.400 mil trabajadores que traspasan a diario, desde La Lnea de la Concepcin, esa lnea recta que separa dos pases que, desde el Brexit que se vot el 1 de febrero de 2020, ya no pertenecen al mismo club, el de la Unin Europea.Adems, de los trabajadores transfronterizos, de ellos 10.400 son espaoles, estn todos esos autnomos y empleados de pymes que, diariamente, participan de la economa de la Roca: «Fontaneros, carpinteros, repartidores de los productos frescos de las empresas alimentarias de la comarca… El nivel adquisitivo de Gibraltar es alto, si se cierra en falso este acuerdo no slo se manda al paro a los que trabajan dentro de la colonia, sino que afecta directamente a la economa de esas empresas que comen del Pen», razona Triano.Desde el referendum que motiv Cameron (paradjicamente quien hoy quiere solventar aquel laberinto en que ha sumido a su colonia), lo que hay es una situacin de limbo que se eterniza.
«Los empresarios en Gibraltar, en lugar de contratos de larga duracin, han apostado por la temporalidad porque las dudas jurdicas no da seguridad, sino todo lo contrario»

Juan Jos Uceda Presidente de la Asociacin de Trabajadores TransfronterizosLos trabajadores «viven en la incertidumbre», resume Juan Jos Uceda, representante de la Asociacin de Trabajadores Transfronterizos que fue ana las voces de todos aquellos con un contrato de trabajo en vigor en Gibraltar a 31 de diciembre de 2020. «Los empresarios en Gibraltar, en lugar de contratos de larga duracin, han apostado ms por la temporalidad porque las dudas jurdicas, el ruido no da seguridad para los contratos, sino todo lo contrario».Hostelera, comercios, construccin, mano de obra espaola en el PenUceda, durante aos director de compras de unas empresas de la construccin en la Roca, lleva aos reclamando derechos laborales para todos los espaoles, jubilados o en activo, que han contribuido a lo largo del tiempo a la boyante economa de la Roca. En la actualidad, las tareas que copan los espaoles, linenses en un 85%, son trabajos principalmente en la hostelera y el comercio, que convierten este territorio de menos de 7 kilmetros cuadrados en uno de los atractivos tursticos ms pintorescos, por raros y singulares, del sur de Europa.Tambin est todo ese grupo de empleados del sector de los cuidados y de la construccin, que sin oportunidades laborales en la comarca, encuentran en la actividad del Pen un sueldo. La construccin, por ejemplo, es un sector activsimo en un istmo que crece y crece artificialmente sobre el mar para incorporar ms terreno a una colonia cuyo problema es el espacio.Aspecto que presenta una de las calles principales de Gibraltar este viernes en el que Reino Unido y Espaa se renen en Bruselas para llegar a un acuerdo sobre el pen. / EFELuego, estn todos esos profesionales de las finanzas que hacen de Gibraltar un territorio siempre controvertido en material fiscal y, por ltimo, el gaming es ltimo nicho de mercado donde ha encontrado la Roca negocio.Porque si hay una cosa que sabe hacer bien los gibraltareos son los business.El Peon vot masivamente contra el BrexitPor eso, cuando en Reino Unido se vot a favor del Brexit, los gibraltareos votaron masivamente en contra de su metrpolis. Queran ser gibraltareos, britnicos pero tambin europeos desde esta plaza al sur del sur de Europa.Suficiente inconveniencia era mantener una frontera entre dos pases europeos como para tener una verja siendo un pas fuera de la Unin Europea.se es es asunto mollar de la negociacin que de este viernes. Una vez ms, el encuentro, celebrado esta vez en Bruselas, ha acabado con buenas palabras pero sin acuerdo. Aunque las partes dicen que «ya est cerca».La intencin es que esa Verja y todos los flecos del acuerdo con Reino Unido, en el que est mediando la Comisin Europea, quede solventado antes de las elecciones europeas.Desde el mbito de los trabajadores entonan un «ojal» unnime.El alcalde de La Lnea de la Concepcin (Cdiz), Juan Franco, y el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se abrazan delante de la verja de Gibraltar y Espaa en un acto con el que la localidad gaditana y la colonia britnica cierran los actos que han organizado para conmemorar el 50 aniversario del cierra de la verja. / EFEPreguntado por este asunto por El Correo de Andaluca, del grupo Prensa Ibrica, Juan Franco, alcalde de La Lnea, vecino de Gibraltar, y principal testigo de cmo la incertidumbre atenaza la economa local por rachas, prefiere no hacer declaraciones.Como alcalde, con una mayora pica (22 de 25 concejales) desde un partido independiente la complicada realidad social de La Lnea desde 2015 y teniendo que hacer frente al estigma del narcotrfico, Franco no est para ms promesas.Una de esas promesa fue la de las 112 medidas del Programa Andaluz de Medidas de Preparacin y contingencia ante la retirada del Reino Unido de la Unin Europea, presentadas por la Junta de Andaluca en abril de 2020, al ao de llegar Juan Manuel Moreno al Gobierno andaluz.Con el tiempo, aquello fue lo que pareca: humo. Cuatro aos despus, ese plan «se ha quedado en nada», sentencia Triano.La economa del Campo de Gibraltar, dependiente de la RocaEn una tierra siempre falta de inversiones y apuestas de las administraciones, que la economa del Campo de Gibraltar depende del Pen en un porcentaje altsimo es tan evidente como que los llanitos, la frmula en que se llama tambin a este pueblo, no quieren ni por asomo ser espaoles desde que los ingleses lograron esta Roca en 1703. Aunque el spanglish que se habla en esta tierra tenga el soniquete del acento gaditano.En 1967, los gibraltareos votaron masivamente seguir siendo colonia y, por tanto, negar la soberana espaola. Dos aos despus, Francisco Franco peg el cerrojazo a la Verja, en un operacin que dur 13 aos y que dej unas heridas que todava persisten. Como compensacin a la emigracin masiva que comenz entonces, el gobierno de la dictadura apost por levantar industrias en la zona. La primera fue Acerinox que, desde hace dos meses, reclama mejoras laborales y que ha llevado esta semana su grito hasta el Parlamento de Andaluca.»Si cae Acerinox y lo de Gibraltar no se resuelve, qu futuro queda para esta comarca?, que emigren todos los jvenes de aqu como me pas a m?»Si cae Acerinox y lo de Gibraltar no se resuelve, qu futuro queda para esta comarca?, que se vayan todos los jvenes de aqu como me pas a m?, explica a este peridico Manuel, vecino de Algeciras, hoy octogenario, que, como muchos otros de su generacin, emigr a Francia en los 60.En la negociacin que ha llevado a Albares hasta Bruselas est el problema del aeropuerto, que pasar a estar custodiado por Frontex, la gestin de la frontera, asuntos a los que se les pone menos foco como el comercio de tabaco o la poltica medioambiental en la Baha, pero tambin los derechos de los trabajadores.Uceda enumera algunos: el cobro de las pensiones -«apenas un tercio es lo que cobra un espaol que trabaj al 100% de sus horas en Gibraltar que lo que percibe un gibraltareo», la falta de cobertura para las bajas laborales de un trabajador transfronterizo, «que est desprotegido en Espaa», o la doble cotizacin son asuntos que, valora, «estn encauzados».Flecos todos ellos que siguen coleando en un acuerdo que se acaricia en la diplomacia y se anhela alrededor de la Verja.