El discurso irreal que Xavi jams debi comprar



Xavi, abatido durante el Bara-Villarreal en Montjuc / JORDI COTRINAEstoy muy feliz. As rez el mensaje de un familiar directo de Xavi Hernndez tras verbalizar el sbado que se iba en junio. Su gente no poda ms y casi se puede decir que celebr el adis. En el club, hubo dos personas de la cpula que defendieron su destitucin. Laporta la descart. El presidente, cuyo afecto personal hacia Xavi est probado, no ha dado con el contexto adecuado para que Xavi viviera blindado. Hubo un antes y un despus con la salida de Mateu y Jordi Cruyff. Cuenta su entorno que se senta amparado, protegido y respaldado por una mirada futbolstica compartida. Con Deco, la relacin es buena. Pero ese feeling no se ha reproducido. El Bara no ha funcionado y Xavi, por supuesto, es responsable y lo admite. Pero el problema es estructural. El mster, a veces con razn, ha sido muy vehemente con la presin externa, pero debi porfar para rebajar el discurso presidencial. Pidi estabilidad para el proyecto, cuando es lo ltimo que el club tiene hoy. No debi aceptar la proclamacin de un Bara irreal, que vendiera grandeza sin retener a Messi y que, viniendo del fango, le pidiera ganar rpido sin poderle fichar lo que quera. An as, lo hizo y le quitaron brillo.Debi exigir una reconstruccin que colgara del proceso y no de los ttulos y que no apelara de manera inslita a la hegemona y la reconquista de Europa. Tal vez as, las crticas hubieran existido igual, pero nadie le hubiera podido discutir que el Bara est en construccin, que lo est. Preocupa lo que viene. Se habla de Klopp, por ejemplo. Le cost ganar en Anfield y en nueve aos en Liverpool, una liga y una Champions. As, en el Camp Nou, a morder el polvo. Cul ser la prxima vctima?